juan pablo ramírez Madrid | viernes, 30 de octubre de 2015 h |

Las plantillas dedicadas a urgencias y emergencias del Sistema Nacional de Salud no son ajenas a la crisis económica y continúan en declive. El último informe del ministerio de Sanidad ‘Recursos y actividad de los servicios de urgencia y emergencias’ pone de manifiesto una reducción del personal médico y enfermero en 2014.

El número global asciende a 19.126 profesionales entre médicos, enfermeros, conductores y teleoperadores. Esta cifra supone un descenso del 3,7 por ciento en comparación con los datos de 2013. Los tres primeros colectivos han sufrido los principales recortes.

En el caso de los médicos las comunidades autónomas cuentan en la actualidad con 3.462 puestos de trabajo por 24 horas, lo que supone un descenso del 5,5 por ciento con respecto al año anterior. Las cifras evidencian una menor contratación de eventuales y una mayor carga de trabajo para estatutarios fijos e interinos. El número de médicos que desempeñaron estas funciones en el sistema público se sitúa en 3.022, lo que supone un descenso del 12,6 por ciento. El recorte ha podido compensarse con contratos con empresas externas.

Los principales recortes se producen con el personal en equipos móviles de emergencias que se desplazan en ambulancias de clase C o EA o en un VIR. Este área se ha reducido un 26 por ciento, hasta situarse en 2.056 facultativos. El informe muestra una compensación en el apartado de otro personal asistencial que se desplaza con otro tipo de vehículos o atienden en un centro sanitario. Este sector, en cambio, ha duplicado sus recursos humanos en solo un año.

En la mayoría de las comunidades autónomas se observan pocos cambios, salvo excepciones. El principal recorte se produce en Andalucía, que ha reducido el número de plazas en urgencias y emergencias un 37 por ciento en tan solo año. Otras regiones como Galicia y Canarias también se han visto obligadas a efectuar ajustes por la crisis económica, con un 6,25 y un 4,13 menos respectivamente.

La autonomía que más ha crecido es Castilla y León con un avance de plantilla del 18,2 por ciento. Le sigue Cataluña, con un avance del ocho por ciento.

Mayor eventualidad en enfermería

El número de plazas de enfermería ha descendido a menor ritmo el pasado año. Se ha situado en 3.191 plazas, lo que supone un descenso del 1,3 por ciento. “Prácticamente no ha cambiado la cifra, aunque sí vemos que entre 2013 y 2014 los agrupa de manera diferente”, señala el vocal de Urgencias del Consejo General de Enfermería (CGE), Juan Carlos Gómez.

Pero a diferencia de los médicos, ha aumentado el personal contratado. Se ha producido un ascenso del 24 por ciento, hasta situarse en 3.702 enfermeros del sistema público. Gómez explica que estas cifras ponen de manifiesto la precariedad del empleo enfermero en la actualidad. “En lugar de ocupar las plazas seis personas como se hacía hasta ahora, las están repartiendo entre más gente a base de medias jornadas”, añade.

“Si los puestos de trabajo no aumentan y lo que crece es el personal, lo que está claro es que se reparten menos horas. Se encontrarán con contratos muchos más precarios, de días o de horas”, añadió Gómez .Al igual que en el caso de los médicos, Andalucía encabeza los recortes. Su plantilla de enfermeros para urgencias y emergencias se sitúa en 1.138 profesionales, lo que significa un 30 por ciento menos que en 2013. Otra comunidad que ha llevado a cabo ajustes ha sido País Vasco, que presenta una reducción del 3,8 por ciento.

En el lado opuesto se encuentra Castilla y León que ha registrado un incremento del 28 por ciento, hasta situar su equipo de enfermería en 210 trabajadores. Le siguen Canarias y Baleares, con crecimientos del 15 y del 13 por ciento, respectivamente. No obstante, Gómez advierte de que no se están sumando todas las unidades en el informe. “En el caso de Madrid hay más trabajadores, pero aquí no se incluyen los del Ayuntamiento”, argumentó el vocal de Urgencias del CGE.

Estas diferencias en la evolución de médicos y enfermeros podrían estar relacionadas con lo dispuesto en el real decreto 16/2012, en el que especifica que la presencia del médico sólo será obligatoria si se precisa.

Otros profesionales

Pero los recortes no sólo han alcaznado a los trabajadores estrictamente sanitarios. La plantilla de conductores también ha decrecido en este periodo. El número total de profesionales asciende a 10.645, un 4,5 por ciento menos.

En cambio, la evolución es diferente en el caso de los teleoperadores. Este grupo integra a 1.117 trabajadores, lo que implica un aumento del 1,5 por ciento con respecto al año anterior.

En cuanto a los dispositivos móviles no se aprecian cambios significativos, aunque también se han producido ajustes. Las comunidades autónomas suman una flota con 2.890 unidades, lo que supone una reducción del 0,4 por ciento.

5,5%
de reducción

en los puestos de trabajo que ocupan médicos en los servicios de urgencias y emergencias en el Sistema Nacional de Salud. Este recorte sitúa en 3.462 el número de plazas, frente a los 3.666 de 2013. Los mayores ajustes se producen en Andalucía, Galicia y Canarias.

3.022
médicos

en los servicios de urgencias de las comunidades, lo que supone un descenso del 12,6 por ciento con respecto al año pasado. Si se suman los profesionales procedentes del sector privado, la cifra asciende a 3.461 facultativos, lo que implicaría un recorte del 10,5 por ciento con respecto al año anterior.

1,3%
Menos

de plazas de enfermería en urgencias y emergencias de las comunidades autónomas. En la actualidad, estos servicios disponen de 3.191 puestos de trabajo. Andalucía y País Vasco protagonizan las mayores reducciones de plantilla. Castilla y Léon la que más sube.

3.702
enfermeros

desempeñaron sus funciones en estos servicios en el Sistema Nacional de Salud. A pesar de la rebaja del número de plazas, el número de enfermeros ha crecido un 24 por ciento en relación a 2013. Si se suman los profesionales de la sanidad privada, el personal ascendería a 4.205 trabajadores.