| viernes, 20 de enero de 2012 h |

Farmacéuticos, médicos, enfermeros… Un total de doce colectivos de profesionales sanitarios valencianos hicieron frente común a los recortes de la Generalitat Valenciana en materia de Sanidad. En defensa del Estado de bienestar y del derecho a la salud de los ciudadanos, la junta directiva de Unión Sanitaria Valenciana, que representa a los colegios profesionales sanitarios, se reunió el 17 de enero para denunciar que “se meta la tijera a quienes dependen de un nómina o una retribución por servicios, en lugar de eliminar cargos inútiles o reducir los gastos e inversiones no productivas”.

El colectivo considera injusto pagar “los platos rotos” de una crisis que no han generado, por lo que exigieron responsabilidades a los que llevaron a esta situación. “En lugar de eso, han ido a los presupuestos destinados a Sanidad, que han descendido año tras año a base de recortar o congelar retribuciones”, dicen. Por ello, pedirán una entrevista con el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, para transmitirle su preocupación por el futuro de la salud de los valencianos y ofrecer alternativas “menos lesivas para los sanitarios y más efectivas para la sostenibilidad”.

Evolución de los impagos

Mientras esto ocurría en la Comunidad Valenciana, donde, según informa Toni Martínez, la presidenta del COF de Valencia, María Teresa Guardiola, precisó que son solo unas 200 las farmacias a las que se les aplicaría el ‘pronto pago’ en esta autonomía, el COF de Málaga ratificó su acuerdo de financiación con Unicaja. Todas las instituciones colegiales andaluzas concluían así la suscripción de pólizas de crédito para solventar el impago de las últimas facturas del año. En el caso malagueño se solicitaron unos 57 millones de euros, de dos mensualidades, que llegan casi un mes después que al resto de provincias. Debido a este retraso, los boticarios malagueños cobrarán a través del banco las recetas de noviembre y diciembre, en lugar de las de octubre y noviembre como hicieron sus colegas.

El presidente del colegio, Javier Tudela, mostró su satisfacción por el acuerdo que, aunque implica exclusividad, incluye un convenio de colaboración para actividades de interés profesional. Por ejemplo, explicó, “se ofrece la red de oficinas de Unicaja como sistema de valija para el transporte de las recetas gratuito para los farmacéuticos”, que han debido abrir una cuenta corrientes en dicha entidad para cobrar sus facturas, “a coste cero”, matizó Tudela.

Por otra parte, la Consejería de Sanidad de Canarias cumplió con el calendario de pagos y el 13 de enero abonó a los farmacéuticos las recetas de septiembre, algo más de 37 millones de euros. El colectivo insiste en que reclamará los intereses financieros generados por los créditos solicitados.