J.P.R. Madrid | lunes, 07 de julio de 2014 h |

El Gobierno prepara los últimos detalles para la aprobación del Anteproyecto de Ley de Colegios y Servicios Proefsionales. La normativa podría recibir luz verde este mismo viernes en el Consejo de Ministros para iniciar así los trámites parlamentarios como proyecto de ley. Los profesionales, de momento, se muestran desconfiados hasta conocer el texto que llegará al Congreso de los Diputados.

La propuesta que ultima el Ministerio de Economía y Competitividad no presenta grandes cambios con respecto al borrador del pasado 20 de diciembre, según han explicado fuentes del Ministerio de Economía y Competitividad. Esta posibilidad ha generado el malestar dentro de Unión Profesional (UP), la asociación que reúne a 35 consejos y colegios en Toda España, que teme que sus alegaciones y las de sus asociados hayan caído en saco roto.

Cuatro son los puntos de discrepancia entre Economía y los colegios profesionales. Las corporaciones insisten en que la ley supone una injerencia de la Administración Pública en el funcionamiento de las instituciones colegiales. Las cuotas también han provocado polémica. Economía pretende fijarlas en un máximo de 240 euros anuales aproximadamente, una cifra que no satisfacer a UP.

En cuanto al lugar de colegiación, el departamento que dirige Luis de Guindos no ha variado su idea inicial. El texto da libertad a los profesionales para que escojan la provincia donde deseen darse de alta, mientras que los colegios reclaman que debe coincidir con la ciudad donde resida el profesional. Precisamente, la Organización Médica Colegial (OMC) y el Consejo General de Enfermería (CGE) han llamado la atención sobre este punto en diferentes ocasiones.

El otro gran punto de conflicto es la reducción de las profesiones colegiadas de 80 a 38. Este cambio no afectaría a las profesiones sanitarias, en las que la colegiación continuaría siendo obligatoria.