josé a. rodríguez Barcelona | viernes, 04 de septiembre de 2015 h |

Los pacientes con síndrome del intestino irritable (SII) con diarrea y los que alternan estreñimiento con diarrea tienen menos diversidad microbiana. Así lo concluye un estudio realizado por investigadores del grupo de Fisiología y Fisiopatología Digestiva del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR). A pesar de que algunos estudios previos ya apuntaban que estos pacientes presentan problemas en su microbiota, éste es el estudio más completo sobre este tema que se ha realizado hasta la fecha, aseguran los expertos.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron la composición y la estructura del microbioma de 113 pacientes con intestino irritable y los compararon con los de 66 personas sanas. En total examinaron 273 muestras fecales, ya que varios pacientes proporcionaron una segunda muestra un mes después. De entre las muestras de síndrome del intestino irritable, incluyeron a los tres subtipos, clasificados según los síntomas clínicos de los pacientes: los que tienen diarrea frecuentemente, los que tienen estreñimiento constante, y los que alternan diarrea y estreñimiento.

Chaysavanh Manichanh, del VHIR y primera autora del trabajo, señala que una de las principales conclusiones del estudio es que los pacientes con SII que sólo tienen estreñimiento “presentan una microbiota más parecida a la de las personas sanas que los pacientes de los otros dos subtipos”. De este modo, las personas con SII y diarreas frecuentes o que alternan diarrea y estreñimiento tienen una microbiota más alterada. Un factor, explica esta experta, que “permite suponer que si se trata a todos los pacientes con SII con los mismos prebióticos o probióticos, los resultados serán diferentes”.

Como señala Manichanh, “en los casos de diarrea hay menos bacterias productoras de butirato y metano”. Por ejemplo, hay menos metanobacterias. Estas últimas, comenta esta experta, están implicadas en la eliminación de los gases de hidrógeno. Por tanto, “su déficit podría explicar las molestias flatulencias que sufren estos pacientes”, dice Manichanh. Por otro lado, entre los pacientes con estreñimiento abundan las bacterias productoras de metano, lo que ralentiza el contenido intestinal. Asimismo, hay que destacar que el butirato es importante para la impermeabilidad de la barrera epitelial. Un déficit de esta sustancia debilita la barrera y permite que los microbios la traspasen y lleguen a otros órganos. “Este factor podría ser la causa de la microinflamación que se da en estos pacientes”, comenta Manichanh.

Los investigadores también han establecido una correlación entre familias de bacterias y un síntoma tan característico del SII como es el dolor abdominal. “Hay un aumento de Erysipelotrichaceae”, señala Manichanh.