Carmen r. sandianes Madrid | viernes, 21 de marzo de 2014 h |

A sus 63 años, el periodista estadounidense Andrew Schorr ha sentado un precedente en la lucha contra el cáncer. Hace 18 años le diagnosticaron leucemia linfática crónica (LLC) de la que pudo salvarse, gracias a Internet. Años después, los médicos le descubrieron un nuevo tipo de cáncer —mielofibrosis—, el cual mantiene en estado latente pero bajo control. En 2005, Schorr fundó www.patientpower.info, un portal que trata de situar en el mismo nivel a médicos y pacientes con cáncer para que estos últimos puedan adquirir información actualizada y novedosa sobre su enfermedad. Seis años después, este periodista de Seattle se asentó en Barcelona, desde donde habla muy positivamente del Sistema Nacional de Salud (SNS).

El SNS que hay en España es “excelente”, aseguró Schorr a GM, al tiempo que destacó la profesionalidad de los médicos y la magnífica atención que, al menos él, ha recibido.

Patient Power ha tenido un éxito aplastante en Estados Unidos, pero todavía es pronto para concluir que en España sucederá lo mismo, indicó. No obstante, precisó, “está en movimiento”.

De acuerdo con Schorr, su objetivo es que se expanda por toda Europa y contribuya al beneficio de aquellos pacientes oncológicos que necesitan respuestas y ayuda.

Por ello, el fundador de esta comunidad de pacientes dedicó unos minutos a hablar de Internet y de las ventajas que supone para la salud de las personas. El objetivo de Patient Power es investigar de qué modo influye la era 2.0 en los pacientes oncológicos, tal y como manifestó en el congreso internacional Eyepharma (18-20 de marzo), que tuvo lugar en Barcelona.

Aprendizaje

Al hilo de lo anterior, Schorr mencionó la importancia de que los pacientes tengan acceso a buena información y a un aprendizaje constante.

Según el periodista, el perfil de un paciente oncológico que está en línea con las nuevas tecnologías es una persona bien formada, activa, autosuficiente, experta y empoderada. “Un paciente empoderado es aquel que se corresponsabiliza de su estado de salud”, afirmó.

Para poder educar a los pacientes oncológicos en este sentido, resaltó que las personas deben tener conocimiento de las herramientas que existen “más allá del sistema sanitario”. Ejemplos de ello son los médicos y grupos de ayuda, quienes “deberían incentivar a sus pacientes para que recurran a ellos”, puntualizó.

Sin embargo, recordó que hay que ser cuidadoso con la información que se puede encontrar por Internet. “Un paciente empoderado en la era digital tiene que tener cuidado, pero eso no significa que tenga que recabar información solamente de su propio médico” continuó.

En relación con los medios online, Schorr incidió en la idea de que actualizar las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) que utiliza el SNS no sólo “no costaría dinero, sino que lo ahorraría”. Así, alrededor de un 80 por ciento de los pacientes enfermos de cáncer buscan información nueva, al menos, semanalmente y un 46,5 por ciento, lo hace diariamente.