ENTREVISTA/ Nueva Guía sobre Anticoagulantes Orales

br

U.G. Madrid | viernes, 26 de abril de 2013 h |

Pregunta. ¿Cómo surgió la necesidad de editar este nuevo manual sobre anticoagulantes orales?

Respuesta. Durante décadas, en la práctica clínica, los antagonistas de la vitamina K han sido la única opción disponible para la terapia anticoagulante oral, necesaria para realizar una correcta prevención de las complicaciones tromboembólicas de patologías como la Fibrilación Auricular.

En los últimos años, se han desarrollado nuevos medicamentos que dan respuesta a esta necesidad de mantener al paciente adecuadamente anticoagulado, con mecanismo de acción distinto (inhibidores directo de la trombina y los inhibidores directos del factor X activado) y que han demostrado un beneficio-riesgo favorable en algunas de las indicaciones de este tipo de tratamiento.

Siempre que existen diferentes alternativas terapéuticas, a los clínicos se nos plantean dudas, sobre sus indicaciones adecuadas, dosis precisas, posología, posibles interacciones, seguridad; este manual pretende dar respuesta a estas posibles dudas y dar información farmacológica precisa sobre estos nuevos medicamentos, para que cada médico pueda elegir la mejor opción terapéutica según el tipo de paciente.

P. ¿Qué novedades presenta con respecto a otros?

R. La novedad principal es que, a día de hoy, no hay otro manual similar. Es un manual de fácil uso, donde podemos no solo ver las indicaciones, contraindicaciones y otras peculiaridades de cada anticoagulante oral, sino que además podemos comparar entre ellos para tomar una decisión correcta al prescribirlos.

P. ¿Qué perfil de profesionales ha participado en su elaboración?

R. Las dos autoras somos médicos de familia, entendemos que estando en la práctica clínica diaria, conocemos por tanto de primera mano los problemas que nuestros compañeros se encuentran a la hora de tomar decisiones sobre la terapia de nuestros pacientes de forma rápida, eficiente y eficaz, por lo que hemos intentado elaborado un manual de fácil y rápida consulta que se ajuste a las necesidades del médico de familia.

Además, hemos intentado que el manual pueda ayudarnos a dar respuesta a las peculiaridades de la historia clínica de cada paciente favoreciendo así el uso eficaz, cuando están indicados, y evitando las complicaciones de un mal uso.

P. ¿Cómo valoraría la atención actual que recibe el paciente anticoagulado en la consulta? ¿Cuáles son los retos para optimizar su abordaje? ¿Qué papel juegan aquí los nuevos ACOs?

R. El paciente anticoagulado en AP, siempre ha sido un paciente “mimado” dada la importancia de su patología y los márgenes terapéuticos tan estrechos que hay que mantener con los anticoagulantes clásicos, para evitar por un lado las complicaciones hemorrágicas y por otro lograr que la terapia sea eficaz evitando los proceso tromboembólicos.

El paciente anticoagulado con acenocumarol, pasa por nuestras consultas como mínimo una vez al mes, para realización del INR, ajuste de dosis si precisa posología, valoración de posibles interacciones con otros medicamentos o con su alimentación… Además, en cada visita se refuerza la educación sanitaria del paciente, haciendo especial hincapié en la forma correcta de tomar el fármaco, a veces es medio comprimido, otras veces u cuarto o un comprimido entero, fuera de las comidas… al variar su dosificación con relativa frecuencia, aumenta el riesgo de errores de cumplimentación por parte del paciente

Los nuevos anticoagulantes, nos ayudan a mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes pues son de dosis fija diaria, no interfieren con los alimentos, y no necesitan de monitorización el nivel del fármaco en sangre. Esto no es óbice, para que no se mantenga la educación sanitaria necesaria para evitar confusiones en la toma u olvidos que puedan producir una interrupción del tratamiento.

P. ¿Hay aspectos a los que el facultativo preste generalmente menos atención en el manejo de los pacientes anticoagulados?

R. Para AP el paciente anticoagulado es un paciente de alto riesgo, que necesita un seguimiento constante.

P. ¿Cuál es el papel que se espera del paciente? ¿Contempla el documento este asunto?

R. El documento no es para el paciente, está orientado para el médico de AP, ya que creemos que la Atención Primaria es el ámbito idóneo para adecuar la prescripción y priorizar a los pacientes que, inicialmente, podrían ser los mejores candidatos al tratamiento, de una manera progresiva y con las precauciones necesarias (comunicado de las tres Sociedades de Atención Primaria, Semergen, SEMFYC y SEMG).

El papel que se espera del paciente anticoagulado, es el que esperamos de todos los pacientes con una patología crónica: que sea un paciente activo en el control de su enfermedad y en el cumplimiento de su tratamiento.

Solo con la colaboración activa del paciente conseguiremos mejorar su salud, su calidad y esperanza de vida.