Pediatría/ Presentación del libro, ‘Atlas de epilepsia en la edad pediátrica’

br

E. Sainz Corada Madrid | viernes, 10 de febrero de 2012 h |

“No llego a entender cómo, siendo la epilepsia una enfermedad que se da eminentemente en la infancia y la adolescencia, cuando sale al mercado un fármaco nuevo solo tiene indicación a partir de los 16 años”, lamenta Francesc X. Sanmartí, coordinador de la Unidad de Epilepsia Pediátrica del Servicio de Neuropediatría del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Y es que, de los tres millones y medio de personas en el mundo que padecerán epilepsia a lo largo de 2012, cerca del 80 por ciento serán menores de 18 años. En concreto, la incidencia más alta está entre cero y un año, situándose entre 75 y 250 casos por cada 100.000 habitantes, y se mantiene elevada hasta los diez. Por eso, durante la presentación del Atlas de epilepsia en la edad pediátrica, Sanmartí pidió a los laboratorios “que se desarrollen fármacos para los menores de 16 años y que se interesen por la infancia”.

A pesar de este problema, se estima que más del 70 por ciento de los afectados entre los 0 y los 18 años responde favorablemente a la medicación, de que la mitad acaba prescindiendo del tratamiento al cabo de un tiempo, mientras que la otra mitad precisa de medicación para estar libre de crisis y llevar una vida normal. No obstante, uno de cada cuatro niños es resistente al tratamiento inicial. “Se considera que un paciente es refractario si fracasan dos antiepilépticos adecuados y, por tanto, debe ser enviado a una unidad de epilepsia para estudio prequirúrgico”, señala Sanmartí.

Pero antes de la cirugía, explica Ignacio Málaga, jefe de la Unidad de Neuropediatría del Servicio de Pediatría del Hospital Central de Asturias, existe un amplio abanico terapéutico que va “desde la administración de varios medicamentos simultáneos o una dieta cetógena hasta terapias más recientes, como la estimulación del nervio vago”.

Todo ello queda recogido en este ‘atlas’, que incluye una amplia casuística, documentada y ordenada por tramos de edad desde el periodo neonatal hasta la adolescencia. “El manual permite al especialista recibir información con una etiqueta diagnóstica y participar al mismo tiempo del diagnóstico, gracias a la información clínica recogida en la obra y en el DVD que acompaña al volumen”, explican Sanmartí y Málaga, sus coordinadores.