CESM

br

| lunes, 16 de julio de 2012 h |

Los médicos continúan insistiendo en su petición de que el tiempo de formación continuada cuente como jornada laboral pues estos profesionales se ven “obligados” a llevar a cabo su “imprescindible formación continuada” fuera del horario, corriendo además con los gastos.

Según una encuesta del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada entre aproximadamente 3.000 facultativos, más del 69 por ciento aseguraron dedicar cinco o más horas semanales a formación fuera de su jornada y sólo un 3,53 por ciento declararon conceder menos de 3 horas a ello. Quienes más se vuelcan en esta tarea suelen ser los médicos jóvenes, especialmente los residentes, aunque todos reconocen que en medicina la formación especializada es esencial para garantizar la calidad de la atención que se ofrece a los ciudadanos.

Sin embargo, aunque en otras profesiones la labor formativa está “incentivada” por la empresa o por el organismo para el que trabajen, en la sanidad pública española no ocurre lo mismo pues, salvo contadas excepciones, el sindicato asegura que los médicos han de dedicar toda su jornada a la asistencia directa de sus pacientes, sin que tengan tiempo para realizar tareas de investigación y formación, que por otra parte, tampoco suelen estar contempladas en los programas sobre política de personal de hospitales y centros de salud.