MADRID

br

| miércoles, 12 de diciembre de 2012 h |

La primera medida de ahorro que puede adoptar en el sistema sanitario madrileño es, para los médicos, la paralización del Plan de Sostenibilidad ideado por la consejería pues la externalización de seis hospitales y 27 centros de salud supondrá un aumento del gasto que se podría evitar permitiendo que los profesionales pongan en marcha medidas alternativas.

Sin embargo, dado que en las tres semanas que los facultativos llevan en huelga indefinida, la Administración no ha creado ninguna mesa de negociación para resolver el conflicto, los representantes de este colectivo —de los jefes de servisio, de los coordinadores de los centros de salud, del Colegio de Médicos, de los coordinadores de los planes estratégicos y de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM)— organizados en un Comiré Coordinador Porfesional como portavoz único, han emplazado al presidente regional, Ignacio González, a una reunión mañana jueves a las 10 de la mañana en el lugar que él proponga, por ejemplo, la sala de juntas del Hospital La Paz.

Y es que, tal y como explican en un comunicado y como ha recalcado en rueda de prensa Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, es “falso” que la Consejería de Sanidad haya iniciado cualquier tipo de diálogo, simplemente se ha limitado a llamar a los gerentes que han trasladado a los jefes de servicio la necesidad de ahorrar para no despedir a sus eventuales, utilizando a estos como “moneda de cambio” cuando estos forman parte de las plantillas estructurales de los centros —algunos desde hace 10 años— en situaciones, en muchos casos, “fuera de la legalidad”.

Promotores del cambio

Aunque el titular de esta cartera, Javier Fernández-Lasquetty les ha acusado de inmovilistas, Pedro González, presidente de AFEM, ha puntualizado que no sólo están dispuestos al cambio, sino que quieren ser promotores de este pero partiendo de un nuevo modelo que debe buscar la integración del sanitario en la gestión y establecer objetivos y auditorías de calidad a lo largo del proceso asistencia. Tampoco, según Jesús Frías, como representante de los jefe de servicio de los hospitales, se posicionan en contra del modelo mixto de gestión, ni de la opción de externalizar, centralizar o reducir determinados servicios pero sí de trasladar recursos públicos al serctor privado sin que existan informes que avalen el ahorro o la calidad y sin contar con la participación del colectivo.

De hecho, tal y como ha apuntado José Antonio Serra como representante de los coordinadores de los planes estratégicos que durante dos años han estado elaborando y presentando con el respaldo de la Administración, Sanidad ya cuenta con todas las propuestas en las que han trabajado más de 1.000 especialistas para sacar adelante su labor en un entorno restrictivo, sin que se les haya escuchado ni hayan llegado a ponerse en práctica.