Canarias/ Sistema de equivalentes terapéuticos

br

carmen m.lópez Madrid | viernes, 26 de abril de 2013 h |

“Por casualidad y sin ninguna explicación”, así se enteraron los médicos canarios de la decisión de la Consejería de Sanidad de establecer un sistema de equivalentes terapéuticos en la autonomía, según el cuel, decidirá qué principio activo es el que debe recetarse para cada patología. Si el médico quisiera optar por otro diferente deberá escribir un informe detallado explicando los motivos, algo que ha causado revuelo entre el colectivo médico. Rodrigo Martín, presidente del Colegio de Médicos de Tenerife, ha explicado a GACETA MÉDICA que “esto supone una injerencia en la libre prescripción del médico. Ya no es prescribir por principio activo, ahora se ha dado un paso más y nos obligan a prescribir de una forma determinada”. En su opinión, esta nueva normativa implica un cambio en el sistema de prescripción, “ya no se receta el principio activo más adecuado para el enfermo, sino el más barato”, advierte. Además, Martín señala que con la sobrecarga de trabajo en las consultas no disponen de tiempo para hacer un informe elaborado que justifique la elección de otro principio activo.

A los tribunales

Tanto el Colegio de Las Palmas como el de Tenerife están de acuerdo en emprender, si hace falta, acciones legales contra esta cuestión. Martín asegura que el departamento jurídico está estudiando cómo recurrir esta medida.

La normativa contemplada en el apartado 6.2 recogida en el BOC de 27 de marzo de 2013 pasó desapercibida a ojos de los colegiados. Sin embargo, fuentes de la Consejería de Sanidad de Canarias han confirmado a GM que este texto no es nuevo y aseguran que la medida ya estaba recogida con idéntica redacción en el apartado siete del BOC de 15 de diciembre de 2011. El consistorio explica que el desarrollo de esta normativa ha sido a través de la historia clínica electrónica de atención primaria DRAGO AP (herramienta ya consolidada y aceptada, dentro del ámbito sanitario de la atención primaria, para su gestión administrativa y clínica). En este sentido, explican que “en el módulo de prescripciones existe un sistema de alertas en el cual aparece como primera opción el principio más eficiente teniendo en consideración la eficacia terapéutica y su coste, el facultativo siempre puede elegir otra opción si lo considera necesario para cada caso en particular, por medio de una justificación que lo motive, que puede ser una frase”. Para determinar los grupos se han ido identificando áreas de formación de profesionales en uso racional del medicamento. Por tanto, la consejería recuerda que este sistema lleva más de un año en funcionamiento.

Por su parte el presidente tinerfeño insiste en el desconocimiento de la medida y explica que “nos dimos cuenta de que esta idea se trazaba en la ley de presupuestos, pero no se nos consultó ni se explicó su funcionamiento”. El colegiado asegura que la libre prescripción es un derecho del paciente y no un privelgio del médico.