Almudena Fernández Madrid | viernes, 17 de octubre de 2014 h |

Fuera de lo profesional, Fernando Carballo consume su tiempo libre entre libros. Esa es actualmente su principal afición, sustituyendo al atletismo que lo fue en épocas pasadas. Quizá por eso, lejos de salir corriendo, el presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva acepta someterse a este ‘tercer grado’.

Pregunta. Fernando, ¿a ti se te gana por el estómago?

Respuesta. Por mi aspecto físico se nota que es posible que sí. Yo como de todo y es un factor importante.

P. ¿Qué es lo que más te ha costado digerir últimamente?

R. Me cuesta mucho digerir la incapacidad que tenemos de ver claramente lo importante y que perdamos constantemente el tiempo discutiendo posiciones particulares. Si todos levantáramos un poquito la cabeza nos iría mejor.

P. ¿Cuándo fue la última vez que se te hizo un nudo en el estómago?

R. Hoy con esta entrevista (risas). También se producen nudos en los meses anteriores a nuestros congresos, porque estamos de los nervios.

P. Devorar comida puede provocar empachos…. ¿Y devorar libros como haces tú? ¿Eso es sano?

R. Yo devoro libros de consumo fácil. Con la literatura pasa como con la comida, se pueden ‘comer’ rápido libros de entretenimiento, de los que ayudan a evadirse, a viajar y a situarse un rato del día en otro lugar. Hay otro tipo de comida gourmet para la que hay que estar preparado, incluso entrenarse, y por desgracia uno no siempre está en condiciones de devorarlo, más bien hay que degustarlo.

P. Eliges las obras en función de recomendaciones de amigos… ¿Alguna te ha hecho pensar que ‘con amigos así, ¿quién quiere enemigos?’ tras terminar la lectura?

R. Se me olvida rápidamente al dejar de leer el libro. No soy compulsivo como las personas que, aunque un libro no les guste, se ven obligados a terminarlo. Si verdaderamente no consigo enlazar con él, lo olvido y olvido también el consejo.

P. El 63 por ciento de los atletas lucha con diferentes molestias gastrointestinales durante el ejercicio. Si salgo a correr contigo y me pasa, ¿puedo consultar directamente al médico?

R. Mi interés por el atletismo procede de mi juventud, me parece fascinante, sobre todo cuando yo lo practiqué. Entonces no había problemas de este tipo, ahora la competitividad extrema vinculada a la necesidad de obtener resultados sumada a determinadas dietas puede llevar a tener una salud digestiva inestable. No estaría mal que también se dejaran ver por algún especialista de digestivo.

P. Si los profesionales están ‘preparados’ y ‘listos’, ¿para cuándo el pistoletazo de salida a la generalización de las UGC en patología digestiva?

R. Nos movemos entre el deseo y la realidad. La sensación de que esto va a ser inminente es muy amplia, pero al mismo tiempo tenemos un doble sentimiento, porque hay un profundo abismo entre el discurso y la realidad percibida por parte de los profesionales y de los gestores y no habrá pistoletazo de salida si no trabajamos juntos.

P. Seguimos en el tartán, ¿crees que Sanidad está tirando por la calle de ‘en medio’ en el impulso de la gestión clínica en vez de ir por la cuerda?

R. Va en zigzag muchas veces y en atletismo eso nunca es bueno. Podría parecerse también a una carrera de obstáculos, confiemos en que la meta sea la esperada y no haya marcha atrás.

P. Cuando en el futuro te den el relevo, ¿qué testigo esperas entregar?

R. Una sociedad que sea capaz de seguir adelante sin personalismos.

P. Ex atleta… Y ex entrenador de baloncesto. Has pasado de balones de basket a balones gástricos…

R. No quiero frivolizar, los balones gástricos bien indicados están bien, pero hay técnicas más avanzadas y hoy en día jugamos menos al basket en estos temas.

P. ¿Cuál es tu pizarra para dirigir la sociedad?

R. Se llama planificación y dirección estratégica y no es mía, es una herramienta de la que nos dotamos hace años y la pizarra son las reuniones de trabajo. El presidente no es el entrenador, sino uno de los miembros del equipo.

¿Cuándo te hubiese gustado pedir un tiempo muerto? Lo pediría ahora, nos estamos planteando muchas cosas, pero los plazos son los que son y hemos agotado ya los tiempos muertos.

¿A quién le darías la última ‘bola’? A Enrique Domínguez, el que tuvo más capacidad de decisión en los últimos años presidiendo la sociedad.

¿Que todas las sociedades de aparato digestivo trabajen conjuntamente se gana en sprint o es una carrera de fondo y con obstáculos? En sprint nunca, es una carrera de fondo en la que hay que quitar los obstáculos.