Gaceta Médica Madrid | miércoles, 02 de diciembre de 2015 h |

Un estudio llevado a cabo en grandes hospitales especializados de Europa por la compañía Carestream, demuestra que –excluyendo los departamentos de radiología- alrededor del 80 por ciento de las imágenes clínicas producidas en otros departamentos como gastroenterología, otorrinolaringología, obstetricia, dermatología u oftalmología no están sujetos a ningún proceso de archivo sistemático. Esto hace que las imágenes de esas pruebas estén guardadas en varios departamentos o en CD y sean difícilmente accesibles al no estar adecuadamente organizadas.

Esta situación dificulta el acceso a los datos tanto de los médicos como de la administración y los pacientes y encarece tanto los procesos de diagnóstico a causa tanto de la necesidad de repetición de pruebas, como el mantenimiento de los diferentes archivos de los departamentos, que, según el informe puede alcanzar los 40 000 euros anuales por departamento.

Además, estas imágenes son difíciles de rastrear y utilizar, de aplicar en investigación clínica o de presentar como evidencia en actos jurídicos.

Para enfrentar esta situación, la compañía Carestream ha presentado en el Congreso de la Sociedad Americana de Radiología (RSNA) un sistema de archivo y colaboración clínica que permite interoperar a todos los actores del proceso de atención médica, desde los médicos hasta los pacientes pasando por la administración pública o los gestores de los hospitales.

El sistema, denominado Vue Clinical Collaboration Platform (CCP), está diseñado para gestionar, almacenar y compartir los datos del paciente y sus pruebas medicas. La mejorada interoperabilidad de esta plataforma de colaboración clínica permite agregar datos para crear una visión holística del paciente (es decir, ver al paciente como un todo y hacer que los archivos estén siempre localizables y utilizables para los médicos autorizados. Por ejemplo, el sistema permite a los médicos el rápido acceso tanto a imágenes como a archivos usando dispositivos móviles y a los pacientes acceder directamente a esas pruebas, sin comprometer la seguridad.

Para Santos López, director del negocio de Healthcare IT, nuestro gran reto ha sido diseñar una solución que permita gestionar los diferentes formatos de imagen, video y otros documentos que se utilizan para cada prueba y que en un hospital pueden ser muy diversos, ya que en un hospital puede haber hasta 50 sistemas de software diferentes. Lo que conseguimos con nuestro sistema, destaca López, es que todo el hospital hable el mismo idioma, utilice las mismas herramientas y así pueda acceder y utilizar la información del paciente para mejorar la atención médica.