Premios BiC 2020
Almudena Fernández Madrid | viernes, 12 de septiembre de 2014 h |

La semana pasada el Grupo Popular en el Senado sacó adelante en solitario (143 votos a favor) una moción por la que insta al Gobierno a que, en el seno del Consejo Interterritorial del SNS (Cisns), ponga en marcha medidas que faciliten la coordinación entre AP y especializada. José Antonio Rubio, senador por Palencia, justificó la pertinencia de esta iniciativa en el marco de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad, cuya implementación se debatirá en el interterritorial.

Los partidos de la oposición, por su parte (65 votos en contra y 23 abstenciones), consideraron que esta propuesta es innecesaria en el momento actual, vacía de contenido, de propuestas concretas y de aporte presupuestario, y que además, invade competencias exclusivas de las comunidades autónomas. Asimismo, criticaron que en la exposición de motivos se recoja la creación de un incentivo salarial común para ambos niveles sin que figure en ninguno de los puntos a debatir con el resto de senadores.

Rubio respondió que es competencia de las comunidades pero Sanidad tiene funciones de coordinación, supervisión e inspección, y “tiene que ejercerlas”.

La senadora socialista por Alicante, Encarna Llinares, lamentó que sea “imposible” llegar a acuerdos con los populares ya que, a pesar de estar de acuerdo con la exposición de motivos, no quieren que los conviertan en “cómplices del desastre” que desde el ministerio se está llevando a cabo en la sanidad pública. Asimismo, aseguró que estas medidas para mejorar la coordinación entre niveles asistenciales fueron ya aprobadas en otro Cisns en el año 2006.

“Empezamos el curso político con las mismas mociones con las que lo acabamos, a ustedes este verano no les ha dado por reflexionar”, acusó al Gobierno.

Por su lado, CiU presentó una enmienda a la moción solicitando que se respeten las competencias de las comunidades autónomas, así como que se tenga en cuenta los planes desarrollados ya por las mismas, que fue rechazada por el Grupo Popular. La senadora de CiU, Coralí Cunyat, justificó la abstención de su partido en que podría suponer “un paso atrás” en el sistema en algunas regiones, ya que se justificaría a la baja la incapacidad para llegar al “nivel de excelencia al que se ha llegado en algunas CC.AA.” y, para Cataluña, sería “un retroceso erróneo”.

Cansados de que el PP lleve al Senado mociones cargadas de “buenas intenciones” con las que no se puede estar en desacuerdo pero que no dependen de los políticos se manifestó Mónica Almiña, senadora del Grupo Entesa Pel Progrés de Catalunya, para quien los proyectos de coordinación deben realizarse “de abajo a arriba”, empezando por los profesionales sanitarios. Instó a Rubio a que desde su partido presenten mociones para hablar de qué modelo sanitario quiere el país tras la exclusión de 800.000 ciudadanos de la misma “y tres muertes, según denunció Médicos Mundi”.

Representando al Grupo Parlamentario Vasco, José María Cazalis calificó esta propuesta de una moción de cupo “más” a las que acostumbran los populares, mientras que Jesús Enrique Iglesias (Grupo Mixto), respaldado después por el resto de grupos de la oposición, instó al Ejecutivo a retomar el tema “en torno a los presupuestos de 2015” ya que, si el Estado renuncia a compartir financieramente esta competencia, “carece de legitimidad más allá de la retórica”.