Alberto Cornejo Madrid | viernes, 23 de octubre de 2015 h |

Carmen Peña ha cumplido recientemente su primer aniversario al frente de la Federación Internacional Farmacéutica (FIP). Como presidenta de la máxima corporación farmacéutica mundial, representa a más de tres millones de farmacéuticos de 132 países. A pesar de la idiosincracia de cada uno de sus modelos, es posible identificar similitudes en todos estos profesionales.

Pregunta. ¿Qué balance hace del 75 congreso mundial de la FIP celebrado en Düsseldorf (Alemania)?

Respuesta. Un balance positivo. En el evento se ha cumplido un doble objetivo. Por un lado, ser la gran plataforma global para detectar tendencias y prever las necesidades de los farmacéuticos, los farmacéuticos científicos y educadores, presentando importantes informes. Por el otro lado, el congreso anual de la FIP es una plataforma excelente para compartir experiencias, estudios, programas y proyectos, tanto a través del Board of Pharmaceutical Practice, del Board of Pharmaceutical Sciences, como de las organizaciones miembro y los farmacéuticos a nivel individual.

P. Entrando más en detalle, en este congreso usted presentó su plan para la farmacia internacional que denominó ‘Two times two’ (‘Dos veces dos’). ¿Qué espera de él?

R. Este plan cuenta con dos acciones a dos niveles. La primera acción es desarrollo profesional y la segunda es promoción y defensa de los intereses de nuestra profesión. Cada una de ellas puede abordarse a dos niveles: a nivel individual y a nivel colectivo. Como desarrollo del plan, este año hemos planteado nuestras líneas estratégicas en función de tres áreas principales: personas, servicios y sostenibilidad. Muchas de las acciones de la FIP a nivel global y local dimanan y confluyen sobre las mismas.

P. Como española y anterior presidenta del Consejo General, ¿cómo valora el protagonismo de la farmacia española en este congreso?

R. Sin duda la farmacia española es una de las referentes a nivel internacional. Su participación tanto institucional como de farmacéuticos a título individual ha sido activa en este Congreso. En el caso del Consejo General ha presentado cinco pósters que demuestran el avance asistencial en España. También destaco el Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (Cismed) como una herramienta de comunicación de un problema de salud pública, el desabastecimiento, que es común en gran parte del mundo.

P. ¿Le preocupa que en España continúen saliendo medicamentos del canal farmacia para su entrega en hospitales y tampoco se asegure la dispensación de innovaciones?

R. De nuevo, la clave está en la accesibilidad y el uso seguro del medicamento. Para que se cumplan estas premisas los medicamentos deben estar en las farmacias comunitarias, por su cercanía a los pacientes, salvo si por necesidad clínica esté justificado que estén en las farmacias hospitalarias. En cualquier caso el planteamiento debe ser siempre de índole sanitario, priorizando posibles consideraciones económicas que se puedan dirimir a través de soluciones políticas adecuadas.

P. Por último, ¿qué balance hace de su primer año al frente de la FIP?

R. Ha sido un año intenso, pleno de grandes retos en el que he vivido la grandeza de la farmacia, con una perspectiva global muy enriquecedora, en la que las políticas en torno a la farmacia avancen en misma dirección.