Premios Fundamed
| miércoles, 20 de marzo de 2013 h |

El 80 por ciento de los pacientes obesos con diabetes tipo 2 podría dejar de necesitar insulina tras ser operados. Ha sido una de las conclusiones del I Congreso Médico-Quirúrgico de la Obesidad, celebrado en Madrid y organizado por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo) y la de Cirugía de la Obesidad Mórbida y de las Enfermedades Metabólicas (SECO).

El motivo es que, según los datos disponibles en la actualidad, las intervenciones quirúrgicas empleadas en la cirugía de la obesidad podrían revertir parcial o totalmente la diabetes. “Se trata de un hito importante, porque no sólo mejora la calidad de vida del paciente, sino que previsiblemente se reduce la posibilidad del desarrollo de todas las complicaciones crónicas asociadas a la diabetes, como la retinopatía, la nefropatía, la enfermedad cardiovascular…”, declara Miguel Ángel Rubio, representante del Comité Organizador por parte de Seedo.

Los resultados que se están obteniendo con la cirugía metabólica como tratamiento alternativo para la diabetes tipo 2 han impulsado la elaboración de un documento de consenso por parte de las principales sociedades científicas implicadas en estas enfermedades (SECO, SEEN, SED y Seedo), que se ha presentado durante la reunión. De hecho, estas sociedades piden que se valore la incorporación progresiva y racional de la cirugía metabólica como un tratamiento “alternativo, complementario y eficaz” para la DM2.

“El objetivo es definir en qué pacientes sería recomendable hacer esta intervención. Hay que ser muy selectivo, teniendo en cuenta que implica la manipulación del tubo digestivo. En principio, estaría indicada en pacientes con sobrepeso (a partir de IMC no muy altos), y que presentan trastornos metabólicos como la diabetes tipo 2 o la hipercolesterolemia que suelen ir acompañadas de sobrepeso y obesidad”, explica Antonio Torres, representante del Comité Organizador por parte de la SECO, añadiendo que “la idea es afinar un poco más en el tratamiento del paciente que no tiene una obesidad grave, pero que sufre diabetes; ellos son los que se van a poder beneficiar realmente de esta intervención”.

En el posicionamiento elaborado por estos profesionales se señala que las tasas de remisión de diabetes son menores cuando el diagnóstico de esta enfermedad supera los 10 años, cuando el paciente lleva mucho tiempo recibiendo tratamiento con insulina y su reserva pancreática está muy afectada.

La celebración de este encuentro ha coincidido con el V Simposio Científico del CiberOBN.