Sostenibilidad/ Un documento de AVE apuesta por introducir un copago ponderado en función del nivel de renta de cada paciente

br

La asociación de empresarios valencianos defiende la necesidad de crear una alianza junto a los sindicatos y el Gobierno valenciano

Los partidos políticos con representación en Las Cortes Valencianas se muestran contrarios a la medida planteada por los empresarios

| 2010-09-24T17:14:00+02:00 h |

Toni Martínez

Valencia

La posibilidad de implantar el copago sanitario ha vuelto a la actualidad informativa tras la propuesta por parte de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) de un documento en el que proponen generalizar este sistema en los servicios públicos sanitarios.

El documento, que nace bajo el nombre “Estrategia de reactivación y competitividad de la economía valenciana”, recoge seis pautas en el ámbito sanitario para reducir el gasto público, dentro de un paquete de medidas para esta época de cambio económico.

Entre las acciones urgentes que plantea el documento los empresarios resaltan la importancia de disminuir el gasto farmacéutico con la introducción de un copago ponderado en función del nivel de renta de cada paciente.

Además, plantean la necesidad de crear un sistema sociosanitario conjunto que integre tanto la sanidad como los diferentes servicios sociales con el objetivo de generar sinergias y reducir gastos. En este sentido, el documento pide apostar por la digitalización del sistema sanitario como instrumento de eficiencia y eficacia.

Las otras medidas que se plantean desde AVE son el establecimiento de un sistema de seguimiento y evaluación de la calidad y la eficacia de la sanidad valenciana o el establecimiento de sistemas eficaces de correspondencia sanitaria entre las comunidades autónomas “que permita recuperar el gasto extraordinario en que se haya incurrido”, tal y como se detalla en el documento.

Para el presidente de AVE, Francisco Pons, estas medidas para reducir el déficit público, y entre ellas la de generalizar el copago, terminarían con los “muchos abusos que genera el todo gratis”.

Pons también asegura que esta propuesta es una opción que representa “el sentir común de la mayoría de los empresarios”, a la vez que recuerda que el 80 por ciento de los presupuestos de la Generalitat Valenciana se dedica a sanidad y educación.

El documento se ha dado a conocer justo la misma semana en la que Federico Félix, ex presidente de AVE y que goza de gran prestigio entre los empresarios valencianos, asegurase en una entrevista que había que pagar un precio simbólico por las medicinas con un fin disuasorio, aunque no de una forma generalizada.


Propuesta a los políticos

La propuesta de AVE ha causado un revuelo en los ámbitos políticos, económicos y sociales de la Comunidad Valenciana. La asociación de empresarios valencianos defiende en su documento de trabajo una “alianza para el desarrollo” junto a los sindicatos y el Gobierno valenciano. “Hay que hacer un análisis riguroso a puerta cerrada para concluir en unos planes que permitan salir de la situación actual de la economía y construir acuerdos duraderos”, explica Pons.

Pese a esta oferta, el dirigente empresarial también afirma que el desconcierto, el nivel de desencuentro político en España y la falta de liderazgo impiden crear esa coalición, que es “más necesaria que nunca”, e insta a una mayor colaboración de las fuerzas políticas porque se necesitan planteamientos “fuertes, contundentes y en algunos casos radicales”.

A la espera de la presentación del documento al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, los partidos políticos con mayor representación en las Cortes Valencianas ya han ido expresando sus opiniones.

Desde el Partido Popular (con mayoría en la Cámara valenciana) siempre se ha defendido que es un tema que la Comunidad Valenciana no puede decidir de forma unilateral, sino que se debe plantear un debate “serio y responsable” a nivel estatal en el que se pueda llegar a un consenso entre el gobierno y el resto de partidos del arco parlamentario y las comunidades autónomas.

Por su parte, desde las filas socialistas, defienden que la insostenibilidad actual del sistema sanitario es un tópico que no se corresponde con la realidad y es muy catastrofista por lo que no están por la labor de abrir el debate.

Alicia de Miguel
Partido Popular

“Todas aquellas personas que lo necesiten deben tener su fármaco y la prestación que necesitan, independientemente de su situación económica; otra cuestión es aquel que puede aportar un poco más, bien por vía impositiva o de otra forma, para poder tener esta prestación, cómo se articulen esas situaciones el tiempo nos lo dirá”.

José Ramón Mayans
Partido Socialista

“Desde el PSPV estamos en contra rotundamente del copago, ya que lo que hace es penalizar a la enfermedad y no garantiza la buena gestión del sistema. Lo que hay que gestionar bien es el sistema y reducir los gastos, además el copago no garantiza el aumento de ingresos”.

Mónica Oltra
Compromís

“Estamos totalmente en contra de la fórmula del copago en la sanidad. Algunos políticos y empresarios están aprovechando la crisis para alimentar esta idea, pero lo que no se puede hacer es pretender reestructurarlo todo para que los que están ganando sigan ganando pese a la crisis y que al final el resto de la sociedad salga perjudicada”.

Marina Albiol
Esquerra Unida

“Estamos en contra del copago, pensamos que los ciudadanos y las ciudadanas ya financiamos el sistema sanitario a través de los impuestos; el copago sería un repago, lo mejor es mantener el sistema actual y subir los impuestos a los más ricos, por lo tanto haría una reforma en este sentido”.