DIABETES/ Hay 5.000.000 de diabéticos en España y el cuarenta y tres por ciento no lo saben

br

Almudena Fernández Madrid | viernes, 02 de noviembre de 2012 h |

El 13 por ciento de la población española padece diabetes, “eso significa que hay 5.000.000 de personas diabéticas” en España, apuntó Beatriz Dueñas, directora de la Fundación Diabetes. “El 43 por ciento, según el último estudio, desconoce la enfermedad”, según aseguró José Ramón Calle, médico endocrino en el Hospital San Carlos de Madrid y asesor médico de la Fundación para la Diabetes, durante el programa Estar Bien Especial Diabetes del Grupo Contenidos.

En este sentido, Calle agregó que se está mejorando en esta dirección porque, hasta hace poco tiempo, la mitad de los pacientes desconocían ser diabéticos. Así, añadió que el problema de las complicaciones asociadas a la detección tardía de esta enfermedad es que “no es como cuando uno tiene una pulmonía, que tiene fiebre, tos y expectoraciones”, donde es todo muy evidente sino que “tardan en dar la cara y, cuando dan la cara, muchas veces ya están en un estado demasiado avanzado” con órganos afectados.

Sobre este particular, Eva Delgado, enfermera y educadora en diabetes del Hospital de Fuenlabrada, recalcó la importancia de estar “muy al tanto” de pequeños síntomas como orinar mucho, beber en exceso e, incluso, tener más hambre. Por otro lado, aunque el coste económico que acarrea la enfermedad no está bien cuantificado, Calle calcula que “multiplica el coste sanitario” de una persona no diabética, además de las faltas al trabajo e invalidez precoces asociadas.

El ejercicio físico es uno de los aliados fundamentales del paciente diabético y del prediabético, que, como informó el doctor del Hospital San Carlos de Madrid, son también casi 5.000.000 de personas a nivel nacional. Para motivar a estos pacientes y concienciar sobre la importancia de evitar el sedentarismo, la Fundación por la Diabetes, junto con la Asociación de Diabéticos de Madrid y Salud Madrid han organizado una carrera para el próximo 18 de noviembre en la que diabéticos y no diabéticos “Corran por la Diabetes” en el Parque Juan Carlos I de Madrid.

Hipoglucemias

Sin embargo, las hipoglucemias son el mayor problema al que se enfrentan los pacientes con diabetes a diario. Se producen por una disminución de los niveles de glucosa en sangre, el combustible fundamental de las neuronas que componen el sistema nervioso y el cerebro. La causa es un desajuste entre la cantidad de hidratos de carbono en el organismo y el efecto de la medicación al bajar las cifras de glucosa.

“Las hipoglucemias son una paradoja, de hecho, si no existiesen, todos los pacientes estarían bien controlados”, resaltó Calle, al tiempo que añadió que cuando un paciente con cifras “insuficientemente buenas” de glucosa acude a la consulta, se le recomienda duplicar la dosis con lo que “seguro que el azúcar va a caer espectacularmente” entonces se encuentran “con el pero de las hipoglucemias”.

Los tratamientos han avanzado con nuevos fármacos, y es que, “cuanto más agresivo sea el tratamiento, más probables son”, subrayó Calle. Por eso, alguien con diabetes tipo 2 controlada solo con estilo de vida y un tipo de medicamentos orales que no inducen hipoglucemia, tiene menos riesgo que el paciente diabético que se inyecta muchas veces insulina o de tipo 2 que también se inyecta.

Por su parte, Delgado lamentó que el problema sean, nuevamente, los síntomas no específicos. “Lo primero, hay que saber conocerla, lo segundo reconocerla y por supuesto, confirmar”, añadió. Los síntomas pueden ir desde sudoración, palidez, frialdad, alteración en la conducta, hasta, incluso, una cefalea.

Suele estar determinada por tres factores fundamentales: la falta de ingesta de alimentos, la práctica de ejercicio físico o un exceso de medicación. Tratar inmediatamente la hipoglucemia puede salvar la vida de una persona. Por eso ante la mínima sospecha, el paciente debe medir sus niveles de glucosa, a través de un pinchazo en el dedo. Si no se controla, puede llegar a producirse un coma hipoglucémico.