| lunes, 06 de mayo de 2013 h |

Aumenta el malestar en el Colegio de Médicos de Madrid (Icomem) por la gestión de Sonia López Arribas. Decepcionados por la situación que atraviesa el Colegio, un grupo de médicos que había prestado su apoyo durante las elecciones a la candidatura de la actual presidenta trata de frenar la reforma de los estatutos, ante el incumplimiento del programa electoral.

Con este objetivo, una serie de colegiados ha creado la Agrupación de Colegiados Médicos Pro-Dignidad y Cumplimiento del Programa Electoral de Sonia López Arribas. El pasado jueves día 30 remitieron una carta a todos los miembros para recabar apoyos contra el cambio estatutario e impedir que el Icomem pueda seguir firmando contratos con empresas privadas. En la misiva proponen un texto que garantizaría la independencia de la institución en el futuro.

Ya un grupo de profesionales médicos admitieron el descontento generalizado en el Colegio y advirtieron a Gaceta Médica de que la reforma de los estatutos de López Arribas mantiene la puerta abierta a las presiones de empresas externas y empeora la situación actual del Colegio.

“No nos referimos a los contratos de mantenimiento del Icomem, sino a esas colaboraciones, contratos, convenios, patrocinios donde el Colegio, con su fuerza institucional apoya o recomienda a una empresa privada a cambio de posibles beneficios, o en su caso, prebendas, que presuntamente, se pudiesen derivar para los que los hacen factibles”, señalan en la misiva a la que ha tenido acceso Gaceta Médica.

La Agrupación insiste en que la actual Junta Directiva incurre en una ilegalidad, ya que “los colegios profesionales no pueden intervenir en el libre mercado aprovechando su prevalencia institucional”.

En la carta, este grupo de colegiados recuerda a López Arribas los compromisos que adquirió durante su elección y reclaman que se cumpla la cláusula de transparencia en la gestión y de prevención de la corrupción prometida. El objetivo de los colegiados es que este nuevo pueda firmarse en la próxima asamblea de compromisarios. La Agrupación propone que “el Colegio, por su naturaleza de Corporación de Derecho Público, en ningún caso podrá promover, crear, constituir y/o recomendar ni por sí, ni directa o indirectamente por medio de personas físicas y/o jurídicas interpuestas o no, ni por parte de los miembros del Pleno o de la Junta Directiva, ningún producto bancario, de seguros, banco, compañía aseguradora, correduría, agencia, mutualidades, agencias de viajes, empresas de ocio y/o tiempo libre, etc., ni los productos correspondientes” .

La Agrupación insiste además que para futuras modificaciones de los estatutos “se precise una votación que necesite una mayoría cualificada de dos terceras partes de los compromisarios”.