Premios BiC
José A. Rodríguez Barcelona | viernes, 30 de enero de 2015 h |

El tratamiento de los episodios depresivos en el trastorno bipolar y de las depresiones graves y recurrentes es uno de los grandes retos de la psiquiatría actual. Buena parte de los esfuerzos de los investigadores están enfocados en lograr nuevos tratamientos en este sentido. Y entre los potenciales fármacos en desarrollo destacan los antagonistas de los receptores NMDA del glutamato, según Eduard Vieta, jefe de la Unidad de Trastorno Bipolar del Hospital Clínic de Barcelona. Ésta es una de las principales conclusiones del XVI Simposio sobre Trastornos Bipolares “Una nueva comprensión de un viejo problema”, celebrado en Barcelona.

Actualmente, el Hospital Clínic de Barcelona usa un derivado de la ketamina, un antagonista de una fracción de los receptores NMDA del glutamato, “en pacientes con trastorno bipolar en fase depresiva o que sufren depresiones graves y recurrentes y por vía de uso compasivo”, comentó Vieta. El fármaco se administra por infusión endovenosa y mejora “en unos 40 minutos los síntomas depresivos”. Unos resultados que pueden suponer “una revolución en cinco o seis años en el campo de la psiquiatría”, en palabras de Vieta, si llegan a buen puerto los ensayos clínicos. El problema de este derivado de la ketamina es que puede provocar “cuadros disociativos, que hay que administrarlo por vía intravenosa y que los efectos duran unos días”. La principal ventaja es que “actúa muy rápidamente en los síntomas depresivos”. Cómo señaló Vieta, ya hay en marcha un estudio fase 3 con este derivado de la ketamina. Además hay otros dos fármacos que actúan en los mismos mecanismos del glutamato y que se encuentran en fase 2. Uno de ellos es la esketamina, “con la que estamos haciendo ensayos, que se administra por vía intranasal y que parece tener la misma eficacia que el derivado de la ketamina y mejor tolerabilidad”.

Estas terapias, dijo Vieta, al actuar en los receptores del glutamato, impiden la excitación de los circuitos dopaminérgicos y serotoninérgicos. “Actúan en vías más primarias y básicas que los tratamientos farmacológicos tradicionales”, apuntó.

Por otro lado, Vieta señaló que un estudio realizado por un consorcio europeo en el cual también ha participado el Hospital Clínic ha permitido encontrar un “marcador genético de la respuesta al litio”. El estudio se ha realizado con 3.000 pacientes.

Síntomas cognitivos en depresión

Otro de los temas de la jornada fue el de las alteraciones cognitivas que sufren los pacientes con depresiones graves. “Un tipo de síntomas de los cuales no se habla mucho”, según Vieta. Se comentaron los buenos resultados de vortioxetina (comercializado como Brintellix por Lundbeck y autorizado por la CE para la depresión mayor en adultos pero todavía no aprobado en España), que ha demostrado mediante RMNf que incrementa la eficiencia neuronal durante una prueba de memoria de trabajo. Los resultados de este estudio se presentaron en diciembre en el 53o Congreso Anual del Colegio Americano de Neuropsicofarmacología. Cómo explicó Carla Torrent, doctora en psicología e investigadora del Idibaps, los estudios que se han hecho con este fármaco muestran que “mejora la atención, la velocidad de procesamiento, el aprendizaje verbal y la memoria”.