S.P. Madrid | viernes, 09 de enero de 2015 h |

El proceso de elección de compromisarios ha generado el último enfrentamiento entre la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid (Icomem), Sonia López Arribas, y su Junta Directiva.

Las tres candidaturas que superaron el 15 por cientos de los votos tienen el derecho, según los estatutos, de escoger el 30 por ciento de la Asamblea de Compromisarios. La elección de los demás integrantes de este órgano corresponde a los colegiados, que designarán al 60 por ciento de los miembros, y a las mesas de Hospitales y Atención Primaria que elegirán a un cinco por ciento, respectivamente. El pasado 7 de enero comenzaron las votaciones, que se prolongarán hasta el 11 de febrero.

Fuentes de la corporación han señalado que la presidenta se ha aliado con Míguel Ángel Sánchez Chillón, su principal opositor en las pasadas elecciones, para la elaboración de dos listas.

La decisión de López Arribas deja en una situación más que complicada a la Junta. Los estatutos señalan que la selección elaborada por cada candidato debe contar con el respaldo de la mitad más uno de los miembros de su equipo. En caso de que los actuales miembros de la Junta rechacen la lista de su presidenta, los otros dos candidatos, Sánchez Chillón y Miguel García Alarilla, se repartirían la designación de los compromisarios.

En cualquier caso, los ocho miembros del equipo directivo consideran que el gran beneficiado sería Sánchez Chillón, que controlaría como mínimo entre el 15 y el 20 por ciento de la nueva Asamblea.

Este movimiento ha pillado por sorpresa a la Junta Directiva, que ya contaba con una lista cerrada cuando comenzó el proceso de elección de compromisarios. El procedimiento tuvo que suspenderse el año pasado por supuestas irregularidades en la votación. López Arribas ha decidido bloquear la antigua relación de compromisarios y así poder sellar una alianza con el que hasta ahora había sido su principal opositor, según relatan las mimas fuentes.

El entendimiento entre la presidenta y Sánchez Chillón no es nuevo. Miembros de su equipo se han decantado a su favor en el conflicto que protagoniza con el resto de los miembros de la Junta Directiva y que ha quedado más que patente en las últimas Asambleas de Compromisarios. Sin ir más lejos, en la votación de los presupuestos del colegio para 2015 que se celebró a finales de diciembre, Chillón defendió su “valor”, aunque en la misma intervención solicitaba su renuncia como le había transmitido la mayoría de los compromisarios.