Gaceta Médica Madrid | viernes, 06 de noviembre de 2015 h |

Llega a España aclidinio/fumarato de formoterol 340/12 µgha, comercializado por AstraZeneca como Duaklir Genuair, una nueva opción terapéutica aprobada como tratamiento broncodilatador de mantenimiento para aliviar los síntomas en pacientes adultos con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Administrado dos veces al día con el dispositivo inhalador Genuair, este nuevo fármaco es el primero y único en su clase que ha demostrado eficacia en el alivio de los síntomas matutinos, diurnos y nocturnos. De acuerdo con los especialistas, la combinación de bromuro de aclidinio, un antagonista muscarínico de acción prolongada (LAMA), con formoterol, un beta-agonista de acción prolongada (LABA), mejora los resultados del tratamiento frente a sus monocomponentes. “Se trata de una terapia eficaz y segura, capaz de mejorar lo síntomas, la función pulmonar, y capaz de reducir la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones”, explica Julio Ancochea, Jefe de Servicio de Neumología del Hospital La Princesa de Madrid. “Esta nueva terapia disminuye los síntomas durante todos los momentos del día y ha demostrado, además, un rápido inicio de acción; 5 minutos después de la administración”, añade.

El correcto control de los síntomas constituye la necesidad no cubierta más importante en esta área: más del 80 por ciento de los pacientes con EPOC presenta síntomas a pesar de estar recibiendo tratamiento . “Muchos pacientes en tratamiento con un único broncodilatador de larga duración continúan presentando disnea, el síntoma más común en esta patología y también el que causa más limitaciones: la mayoría de estos pacientes tienen dificultades para caminar en terreno llano”, continúa Ancochea. “Aclidinio/formoterol mejora la disnea y, en consecuencia, incrementa la calidad de vida de estos pacientes, que pueden retomar así la imprescindible actividad física diaria”, afirma el neumólogo.

Al adecuado control de los síntomas contribuye el correcto seguimiento del tratamiento por parte de los pacientes, el principal reto en EPOC según los médicos. “La adherencia oscila aquí en torno al 50 por ciento. Puede ser voluntaria, por ejemplo, por miedo a los efectos secundarios, o involuntaria, por una mala técnica inhalatoria”, explica Eduardo Calvo, médico de familia en el Centro de Salud Pozuelo Estación en Pozuelo de Alarcón. “Hasta un 90 por ciento de los pacientes usan incorrectamente los inhaladores. Hay dos errores muy frecuentes: no exhalar adecuadamente el aire previamente a la inhalación y no hacer una pausa de apnea posteriormente”, asegura.

En este punto, Calvo valora las características del inhalador presentado, que indica al paciente a través de un indicador en color si el medicamento se ha administrado correctamente. “Este dispositivo permite una doble comprobación: en primer lugar, aparece en una ventana el color rojo sólo cuando se inhaló correctamente la dosis con un flujo suficiente y, en segundo lugar, se oye clic indicativo de que la inhalación ha sido correcta”, explica.