Gaceta Médica Barcelona | martes, 15 de septiembre de 2015 h |

Un estudio en el que han participado expertos del Grupo de Investigación en Neoplasias de Línea Mieloide de Incliva, en colaboración con otros investigadores del Instituto y del Hospital Clínico de Valencia, del Hospital La Fe de Valencia y de los Hospitales Clinic y del Mar de Barcelona, señala que las variantes genéticas del gen BCL2 están relacionadas con la gravedad con la que se presenta la leucemia mieloide crónica.

En el estudio se recopilaron muestras de ADN de 190 pacientes diagnosticados de leucemia mieloide crónica procedentes de los 4 hospitales, para analizar mediante técnicas de genotipado las variantes genéticas del gen BCL2. Los resultados indican que dos de esas variantes se correlacionaron con el índice Sokal, un parámetro que cuantifica la gravedad de la leucemia. El riesgo de desarrollar una leucemia de mayor gravedad era casi tres veces mayor en los portadores de estas variantes genéticas que en los no portadores.

Como señala Vicent Guillem, de Incliva, “estas variantes genéticas influyen en los niveles de expresión de este gen en la personas sanas y los niveles del gen BCL2 varían durante el curso clínico de la enfermedad”. Asimismo, este experto explica que “el análisis genético de los polimorfismos de este gen es sencillo y económico. Aunque harían falta más estudios que confirmen estos resultados en un mayor número de pacientes, se podría utilizar esta información para determinar, junto con otros parámetros, la probabilidad que cada persona tiene de que, en el caso de desarrollar una leucemia de este tipo, esta se presente de una forma más agresiva. Esto puede ser muy útil a la hora de decidir cuál es el tratamiento más adecuado para el paciente e incluso para pronosticar cuál va a ser el curso clínico de la enfermedad.”