SEMI/ El programa ‘Comparte’ ha transformado el modelo asistencial del hospital

br

almudena fernández Madrid | viernes, 12 de julio de 2013 h |

Los pacientes crónicos complejos están obligados a mantener el contacto de forma habitual con el sistema sanitario con gran impacto clínico, social y económico para el propio paciente, su familia, la sociedad y provocando un elevado consumo de recursos del SNS.

Antonio Fernández Moyano, jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, explicó a GM que las TIC permiten mejorar la atención a estos pacientes a través de cinco líneas de actuación: la formación del enfermo, las autogestión de las patologías a través de apps, la telemonitorización en domicilio, el seguimiento y tratamiento a través de telemedicina y la transmisión de información entre profesionales. Eso sí, recuerda que, aunque son eficientes, no debe olvidarse que son sólo una herramienta más dentro de la necesaria gestión integral de la atención al paciente crónico.

El Hospital San Juan de Dios de Aljarafe empezó a desarrollar en abril de 2009 el programa ‘Comparte’, que facilita la asistencia desarrollando conjuntamente entre el hospital y AP 18 intervenciones operativas, multidimensionales, multiniveles y multiprofesionales. Su objetivo es mejorar el control de las enfermedades crónicas. Para ello, relató Fernández Moyano que han intentado desarrollar una evaluación integral, homogeneización de procedimientos, uso racional del medicamento, coordinación asistencial, desarrollo de competencias en pacientes y profesionales, aplicación de las TIC y evaluación continua con inclusión en objetivos incentivados.

Para la coordinación de los diferentes profesionales implicados en el abordaje multidisciplinar del enfermo, “el elemento fundamental es la asunción directiva y entre los profesionales, de que existe una responsabilidad sobre los resultados en salud, obligatoriamente compartida entre todos los que intervienen en el proceso asistencial”, independientemente de la categoría profesional y del lugar donde sea atendida la persona. Las herramientas que aplica el hospital para ello son fundamentalmente reuniones de trabajo diarias matutinas, en las que están presentes, además de todos los médicos, los trabajadores sociales y psicólogo. El internista de referencia además, tiene reuniones presenciales quincenales con todo el equipo de AP de su zona poblacional de referencia.

En cuanto a los resultados, el programa ha conseguido transformar el modelo asistencial, y, como consecuencia, la estancia media ha pasado de 8,39 días en 2009 a 8,18 días en 2012. La tasa de reingreso mensual ha pasado del 7,28 por ciento en 2009 al 5,71 en 2012, y los reingresos anuales del 29,5 por ciento en 2009 al 21,9 en 2011, siendo los pacientes pluripatológicos los que más han reducido los reingresos al mes y al año, pasando del 9,3 al 5 y del 32 al 29,7 respectivamente.