Premios BiC 2020
C. M. L. Madrid | viernes, 05 de diciembre de 2014 h |

Las primeras vacunas contra el ébola estarán disponibles a principios de año. Así lo aseguró Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad Rey Juan Carlos, en la mesa redonda ‘Análisis de la crisis del Ébola’, celebrada durante el 2º Congreso de Autocuidado 2014. A pesar de que los medicamentos antivirales y las vacunas están en estado experimental, la evolución del virus y la expansión de la epidemia por África han requerido que se acelere su autorización. Según explicó Gil, “no se están desarrollando por métodos convencionales sino a través de vectoriales o por ingeniería genética y, actualmente se está valorando su seguridad clínica para ponerlas en funcionamiento lo antes posible”.

Dos meses después del primer contagio en España por el virus, la gestión que se hizo en aquellos días ha dado pie a un amplio análisis. Los expertos consideran que la alarma que se generó estuvo más centrada en cuestiones banales que en la propia realidad. A modo de ejemplo, el presidente de wecare-u, empresa editora de EG y GM, Santiago de Quiroga, comparó la situación española y la de Estados Unidos durante la crisis. Dos países con enfermos contagiados pero dos realidades diferentes. Mientras que en Estados Unidos se puso el foco informativo en las ayudas a África, los recursos, etc., en España esa preocupación no despertó el mismo interés. En este sentido, ambos expertos coincidieron en que la realidad del problema, que son las muertes que está causando el virus y la situación de precariedad que están viviendo en los países africanos, ha quedado desvirtuada. Algo preocupante ya que, tal y como aseguró Gil, en 2015 “habrá medio millón de personas afectadas en África”.

Sin embargo, para el catedrático España ha aprendido de esta crisis a no improvisar y a trabajar de forma coordinada. De hecho, “la experiencia ha servido como ejemplo para otros países, gracias a la buena actuación de los profesionales”. Además, desde el Hospital de la Paz están trabajando en red con otros colegas extranjeros para unificar criterios de actuación.

Por otra parte, aunque recientemente la OMS aseguró que España estaba libre de ébola, Gil advirtió de que no hay que bajar la guardia, ya que “nadie puede asegurar que no haya otro contagio”, eso sí, matizó que la probabilidad es mínima. Por ello, valoró la formación que el Instituto de Salud Carlos III está impartiendo a otros profesionales en el desarrollo de protocolos. En este sentido, el experto está convencido de que España tiene capacidad suficiente para dar soporte y apoyar con herramientas en estas situaciones de alarma.