juan pablo ramírez Madrid | viernes, 11 de septiembre de 2015 h |

Las partidas destinadas a los profesionales del Sistema Nacional de Salud en las comunidades autónomas han sufrido un descenso de alrededor del 7,2 por ciento entre 2010 y 2015. El ‘Análisis de Comisiones Obreras sobre los presupuestos sanitarios 2015’ identifica una serie de motivos. Entre ellos, los recortes en el gasto acaecidos a raíz de la crisis económica, la consecuente pérdida de empleo y la eliminación de la paga extraordinaria de 2012.

En 2010, las autonomías presentaron el mayor gasto conjunto en recursos humanos. Desde entonces solo una región ha sido capaz de incrementar las partidas destinadas al capítulo I: Islas Baleares. En el lado opuesto se encuentran Cataluña, con un reducción del 17 por ciento menos.

El ejercicio 2015 parece haber significado la consolidación del cambio de tendencia registrado en 2014, cuando aumentó la partida de recursos humanos un 0,2 por ciento. En conjunto, se ha registrado un crecimiento del 0,7 por ciento con respecto al año pasado. No obstante, la cifra aún se encuentra lejos de la de 2010. Un total de 14 comunidades autónomas han incrementado el gasto en personal este ejercicio. Sólo Galicia, Aragón y Canarias se han mantenido en declive.

Pérdida de empleo

El informe de CC.OO. indentifica la pérdida de puestos de trabajo como causa y consecuencia de esta reducción de fondos de personal. El Boletín Estadístico de Personal (Bepsap) pone en evidencia la destrucción de 20.500 de trabajo desde 2012 —primer año del que se disponen de datos en todas las comunidades— hasta 2014. El empleo continua en declive, aunque cada vez es menos pronunciado. Si en 2012, desaparecieron 13.087 puestos de trabajo, en 2013 fueron 6.177 y en 2014 se situó en 1.224.

Estos recortes se aprecian con mayor nitidez en el Sistema de Información de Atención Especializada (SIAE). Los datos de 2013 —últimos disponibles— muestran que la plantilla se ha reducido en 21.000 profesionales desde 2010. La desaceleración también es evidente. En 2011, desaparecieron 8.446 puestos; en 2012, 9.797, y en 2013, 2.768. Del total de trabajadores, un 58 por ciento era personal sanitario y un 48 por ciento no sanitario.

En el Sistema de Información de Atención Primaria (SIAP) ya se aprecia en 2014 un cambio de tendencia, con el incremento de 47 empleos. No obstante se han perdido 1.154 trabajos desde 2011. De esta cifra, un tres por ciento era personal sanitario y un 97 por ciento no sanitario.

Rebaja presupuestaria

En 2010, los presupuestos conjuntos de salud de las 17 comunidades autónomas habían alcanzado su máximo histórico: 59.738 millones de euros. Desde entonces y hasta 2014 la sanidad vio reducidos sus fondos un 12,6 por ciento. Si el cambio de tendencia en personal ya se notó en 2014, las cifras globales no han empezado a crecer hasta este año. El gasto conjunto ha crecido casi 1.000 millones de euros, un 1,8 por ciento más con respecto al año anterior.

Solo una comunidad ha presentado este año una rebaja presupuestaria. Aragón que ha experimentado un descenso del 0,3 por ciento. El informe también hace referencia a una caída del presupuesto gallego, aunque fuentes del Sergas aseguran que se trata de un error en los datos del ministerio de Sanidad, los mismos que utiliza CC.OO. para elaborar su informe.Esta ruptura en la evolución descendiente se ha percibido de manera más nítida en la Comunidad de Madrid y en Islas Baleares. Ambas presentan la mayor inversión presupuestada en salud de los últimos siete años. Desde 2009, la comunidad madrileña ha incrementado el gasto un 2,4 por ciento, mientras que la balear lo ha hecho en un 4,8 por ciento. En el lado opuesto, La Rioja donde se han producido los mayores recortes en este septenio. El gasto sanitario ha padecido una caída del 22 por ciento en este periodo.

CC.OO. advierte de que estos cinco años de recortes continuados (2010 -2014) han impactado de manera negativa en la calidad del empleo sanitario. Más allá de la pérdida de puestos de trabajo y del incremento de la presión asistencial, el número de camas en funcionamiento en 2013 se situó en 109.484, lo que supone un retroceso del 5,1 por ciento con respecto a 2010. Es decir, se han perdido 2.000 camas por año en el último trienio registrado.

La lista de espera ha protagonizado una evolución desigual en estos tres ejercicios. En la actualidad, se encuentra 11 días por encima del dato de junio de 2012. Los otros tres indicadores analizados —porcentaje de pacientes de más de seis meses, total en espera estructural y número de pacientes por cada 1.000 habitantes— han presentado mejoras en ese periodo.

El gasto en conciertos sanitarios suma dos años de caídas consecutivas. El dinero destinado a este fin se ha situado en 5.518 millones de euros en 2013, lo que significa un retroceso del 5,8 por ciento con respecto a 2011y un 4,4 por ciento menos que en 2012. La mayor cifra se registró en 2009 cuando alcanzó los 5.900 millones de euros. Aquel máximo histórico fue el resultado de siete años de fuertes subidas. En concreto en ese septenio, el coste creció un 61 por ciento.

Dos comunidades autónomas aglutinan la mayor parte del gasto: Cataluña y Madrid. Sólo la primera de ellas representa más de la mitad de la cifra registrada por todas las comunidades autónomas. Juntas suman un 57,5 por ciento de la cifra total.

A pesar del descenso experimentado estos dos últimos ejercicios, 11 comunidades han incrementado el peso de sus conciertos en sus presupuestos desde 2009. En Baleares y en Madrid se ha producido el mayor incremento. En la primera, la derivación de pacientes a centros privados supone un coste del 9,63 por ciento con respecto al presupuesto global, lo que significa cinco puntos porcentuales más que hace siete años. En el caso de Madrid, representa un 10,6 por ciento, tres puntos más. No obstante el mayor gasto lo realiza la Generalitat catalana. Los fondos dedicados a esta finalidad suponen más de una cuarta parte de todos los presupuestos.

La comunidad autónoma que presenta mayor recorte es Castilla-La Mancha, que dedica un 5,3 por ciento de su presupuesto, 1,3 puntos menos que en 2009. Le siguen Murcia, Aragón, Principado de Asturias, Andalucía y País Vasco.