Informe COTEC

br

| viernes, 23 de noviembre de 2012 h |

A pesar de la caída del gasto público y privado en I+D, la industria farmacéutica demostró en 2011 su vigor con un comportamiento nada convencional en estos tiempos. Según los datos presentados por el Instituto Nacional de Estadística en un acto celebrado en la Fundación Cotec, las compañías que operan en territorio nacional habrían aumentado la cantidad destinada a I+D en torno al 1,1 por ciento con respecto a 2010, con un volumen de gasto que superó los 635 millones de euros.

Juan Mulet, director general de Cotec, subrayó este hecho como excepcional. Según sus palabras, demuestra que “más allá de las difíciles circunstancias coyunturales, es un sector que no puede vivir sin innovación”. De hecho, la industria farmacéutica se mantiene en los puestos de cabeza en la clasificación de los sectores de actividad en los que se realiza un mayor desembolso en este apartado, y acaparó el 8,6 por ciento de todo el gasto realizado durante 2011.

Al margen de estos datos, el panorama general no es tan halagüeño. Las cifras del INE muestran cómo el gasto total en I+D cayó en torno al 2,8 por ciento con respecto a 2010. En España se destinaron 14.184 millones de euros. El país se aleja así del cumplimiento del objetivo del 2 por ciento sobre el PIB fijado para 2010, aunque mantiene su posición en el lugar número 16 entre los países de la Unión Europea.

En el ámbito nacional, los datos del INE reflejan un retroceso de la financiación pública, que pasó de asumir el 46,6 por ciento en 2010, al 44,5 en 2011. Datos que se corresponden con un aumento del gasto realizado por las empresas, que pasaron del 43 al 44,3 por ciento.

También confirman la ventaja de las comunidades más saneadas y con mayor tejido industrial. En el País Vasco, por ejemplo, se produjo un aumento del gasto público en investigación del 7 por ciento, en Navarra del 5 por ciento y también en Castilla-La Mancha creció un 1,6 por ciento. Por su parte, Madrid y Cataluña experimentaron un comportamiento negativo en 2011, aunque se mantienen como las dos comunidades en las que más dinero se destina a I+D. En la primera de ellas se superaron los 3.700 millones, mientras que en la segunda se han superado ligeramente los 3.000 millones.