Premios BiC
C. M. López / J. P. Ramírez Madrid | viernes, 10 de julio de 2015 h |

De esta foto han pasado tan sólo cuatro meses… El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, encontrará un panorama muy diferente en el próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (Cisns) que se celebrará el próximo 29 de julio. Hasta ahora, el Partido Popular había contado con una mayoría clara; gobernaba en 11 comunidades autónomas. Tras las elecciones autonómicas del pasado 24 de mayo sólo lo hace en cinco.

A falta de conocer la composición del Gobierno asturiano, que continua en proceso de negociación, Alonso solo encontrará cuatro caras conocidas de la última reunión: Boi Ruiz de Cataluña, Jon Darpón de País Vasco, Rocío Mosquera de Galicia y Antonio María Sáez-Aguado de Castilla y León, que repite en el cargo. Se enfrentará además a un grupo de consejeros con un perfil más técnico. De los 16 conocidos, 15 son profesionales sanitarios —14 médicos y una enfermera—. En el anterior, sólo 10 contaban con formación sanitaria.

El ministro tendrá que lidiar con Extremadura, Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Cantabria, Baleares, Canarias, Navarra y Asturias en una mesa cargada de tareas pendientes: las vacunas de la varicela y del meningococo B en el calendario vacunal, la nueva estrategia sociosanitaria, el registro estatal de los profesionales sanitarios y avanzar en los decretos de prescripción enfermera y gestión clínica… Son algunas de las cuestiones por resolver y que podrían debatirse en la reunión, a falta de conocer el orden del día. Otro de los temas candentes es el techo de gasto sanitario. Las comunidades gobernadas por el PSOE ya han alertado en más de una ocasión de que se trata de un atropello a su independencia en la gestión sanitaria. La regiones también podrían pedir cuentas al ministro sobre la tardanza del ministerio de Hacienda para habilitar el fondo para los medicamentos contra la hepatitis C, un tema que según Alonso se resolvería en abril.

También se prevé que pudiera incluirse en el orden del día la atención sanitaria a los inmigrantes irregulares, como ya advirtió en el Parlamento el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Incluso la nueva consejera valenciana, Carmen Montón, ya ha manifestado que pedirá al ministro que derogue el Real Decreto 16/2012 para devolver la tarjeta sanitaria a este colectivo. De momento, el ministerio ya ha informado en diferentes ocasiones que volverán a ser atendidos en primaria, aunque sin tarjeta.

Las nuevas caras

Más allá de los frentes abiertos en la política nacional, en el ámbito autonómico, los consejeros ya han designado sus prioridades. Encarna Guillén llega a la consejería de Sanidad de Murcia con varias cuestiones pendientes de desarrollo, como la de la gestión clínica. La nueva responsable dirigirá su modelo sanitario hacia la cronicidad, mediante el impulso de la coordinación asistencial entre niveles. Además, desde su experiencia como pediatra cree en el homogeneización del calendario vacunal, pero no en dotar de obligatoriedad a la vacunación. La atención al paciente crónico también aparece entre los compromisos del nuevo responsable aragonés, Sebastián Celaya, quien como su homóloga murciana apuesta por reforzar primaria y la salud mental.

En Madrid, el consejero madrileño, Jesús Sánchez Martos, ha señalado en más de una ocasión su intención de “revertir las externalizaciones no sanitarias”. Sánchez Martos ha comenzado por estrechar relaciones con los profesionales y trabaja para lograr un “gran pacto” por la sanidad antes de las elecciones generales. Cantabria también ha puesto el foco en los contratos. Su presidente, Miguel Ángel Revilla, ya ha advertido de que Valdecilla volverá a ser un hospital de gestión pública.

El responsable canario, Jesús Morera, tiene marcado en su agenda solucionar las listas de espera. Este neurocirujano lleva 22 años trabajando en la sanidad de las islas. Tras la toma de posesión como consejero, Morera resaltó que se pondrá a trabajar ya para atajar la saturación en los servicios de Urgencias. Además, en su lista de tareas están por concluir las obras en los hospitales de la red básica de Fuerteventura, Tenerife, y Lanzarote. Las demoras en la atención es otra de las prioridades del titular de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández, quien ha expresado su intención de devolver al sistema a la etapa previa a los recortes que puso en marcha su antecesor, José Ignacio Echániz.

La futura presidenta navarra, Uxue Barkos, ya ha marcado la ruta del nuevo titular de Salud, Fernando Domínguez. El primer objetivo será aumentar la plantilla del SNS-Osasunbidea. Ya ha anunciado una OPE para reducir la temporalidad y “rejuvenecer” las plantillas. Barkos asegura que no habrá recortes en sustituciones y cubrirán las bajas.

En Andalucía, Aquilino Alonso continuará con la senda marcada por sus antecesoras, María Jesús Montero y María José Sánchez Rubio. Nada más tomar posesión del cargo, anunció el anteproyecto de la Ley de Garantías y Sostenibilidad, que refuerza las subastas y las alternativas terapéuticas equivalentes.

De momento, el único consejero que repite es Antonio María Sáez Aguado que continua al frente de la Sanidad castellanoleonesa. A pesar de que su comunidad se encuentra gobernada por el PP no ha tenido reparos en mostrar su oposición a determinadas medidas del Gobierno como el techo de gasto ligado al PIB o la decisión de retirar de las farmacias la vacuna de la varicela.

15
sanitarios

cómo mínimo estarán presentes en el próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud a falta de conocer quién liderará la sanidad asturiana.

De los nuevos titulares de Salud tras las elecciones autonómicas del 24 de mayo, sólo María Martín, de La Rioja, no pertenece al mundo sanitario. El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, se encontará ante el próximo día 29 ante un consejo con un perfil más técnico ya que en el anterior sólo había 10 consejeros con formación universitaria en el campo de la sanidad.