Gaceta Médica Barcelona | martes, 02 de febrero de 2016 h |

Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada (UGR), ha demostrado que las células madre mesenquimales (MSC, por sus siglas en inglés) pueden servir como agentes potenciadores de los efectos locales y sistémicos de la radioterapia, es decir, aquellos que afectan al tumor irradiado y a las células tumorales situadas a distancia de las irradiadas. El hallazgo, que ha sido publicado en Oncotarget, podría servir para lograr una radioterapia más efectiva, y sugiere que la radioterapia podría ser, además de un tratamiento local y regional exitoso, una nueva modalidad terapéutica en el cáncer sistémico.

Concretamente, han estudiado la sensibilidad celular al efecto de vecindad o espectador (efecto que se produce en células cercanas a las directamente expuestas a la radiación), utilizando para ello un conjunto de líneas de células cancerosas y las células madre mesenquimales derivadas de estroma del cordón umbilical, incluyendo la activación de las células madre mesenquimales con radioterapia.

“Las células madre mesenquimales poseen un enorme potencial para el tratamiento de cánceres, ya que son capaces de alojarse en el interior de los tumores y cuando son preactivadas, o cuando se activan directamente mediante radiación in vivo, secretan citoquinas y proteínas supresoras de tumores, que producen una mejora muy significativa en los mecanismos del control que la radiación ionizante ejerce sobre los tumores”, explica José Mariano Ruiz de Almodóvar, autor principal de esta investigación y catedrático del departamento de Radiología y Medicina Física de la UGR. En el estudio han participado también investigadores del Instituto de Parasitología y Biomedicina (CSIC), de la Universidad de Heidelberg (Alemania) y del Hospital Universitario San Cecilio de Granada.

Para realizarlo han utilizado modelos tumorales implantados en el ratón. Así, han demostrado experimentalmente que cuando se combina la radioterapia con el tratamiento con células madre mesenquimales tanto en los tumores irradiados, como en los situados a cierta distancia de los irradiados, se reduce la velocidad de crecimiento tumoral a causa de la disminución del índice de proliferación del tumor y del incremento de la muerte de las células neoplásicas.