BARTOLOMÉ BELTRÁN,
Jefe de los servicios
médicos de A3media
| viernes, 06 de noviembre de 2015 h |

Entre los dos y cuatro
primeros años de vida
el pie del niño tiene una apariencia de pie plano

Hoy acudimos a una especialidad sobre la que nos hace muchas preguntas y que a veces nos falta precisión puesto que los padres suelen cometer muchos errores con los pies de los pequeños y los médicos debemos estar preparados para conocer lo fundamental.

La Ortopedia y la Traumatología Infantil se han convertido en una subespecialidad con patologías técnicas, procesos diagnósticos y atención totalmente diferentes a las de los adultos. Al estar aún en crecimiento, el sistema musculoesquelético de los niños y adolescentes responde a las lesiones, deformaciones o infecciones de forma diferentes a como lo haría un adulto.

La patología del pie del niño sano y los pies planos es la causa más frecuente de consulta en Ortopedia Infantil. La doctora Aldara Rodríguez Garzón, Coordinadora de Traumatología y Cirugía Ortopédica Infantil del Hospital del Sur, explicó en nuestro programa de televisión, ‘¿Qué me pasa, doctor?’, que en la mayoría de los casos se trata de una inquietud maternal, quizás alentada por otros profesionales sanitarios menos especializados. “Muchas son las ocasiones en que se instauran tratamientos ortopédicos innecesarios o al menos discutibles para tranquilizar a los padres, aunque se esté molestando al niño. Por supuesto, hay que controlar y vigilar el crecimiento de los menores, pero teniendo siempre presente las variaciones individuales propias de cada persona”, señaló.

Muchas son las causas que pueden originar un “pie plano” y corresponde al especialista el descartar la existencia de problemas reales que precisen tratamiento específico, del tipo que sea. Una vez descartadas estas posibles patologías, como enfermedades neurológicas, retracciones del tendón de Aquiles, sinóstosis o fusiones anormales de los huesos del retropié, enfermedades óseas, reumatológicas o endocrinas, lo cual puede hacerse la mayor parte de las veces con una sencilla exploración clínica, nos queda la causa más frecuente de “pie plano”, que es el pie plano laxo infantil.

Podemos asegurar, matizó la Dra. Rodríguez, que siempre será un problema menor si, cuando el pie no se apoya en el suelo, éste adopta un contorno normal.

Entendemos por “pie plano” al que tiene una disminución de la altura del arco longitudinal plantar (bóveda plantar).

El arco longitudinal del pie se desarrolla de forma progresiva los primeros años de vida, alcanzando su máxima altura hacia la adolescencia. “Entre los dos y cuatro primeros años de vida el pie del niño tiene una apariencia de pie plano. Esto viene condicionado por la hiperlaxitud de los ligamentos articulares en esta época de la vida y la persistencia de una almohadilla de grasa en la bóveda plantar del pie, que da la apariencia de un falso pie plano”, matiza la doctora.

De los cuatro a los nueve o diez años, se trata generalmente de niños hiperlaxos que con frecuencia presentan también “genu valgo” y mayor elasticidad articular en general, de forma que en bipedestación, el niño tiene los pies en eversión y rotación externa.

Según la Dra. Rodríguez, no hay que ilusionarse con la eficacia de las Plantillas Ortopédicas ni resistirse a las “inquietudes” maternas. Y, por supuesto, a las tentaciones quirúrgicas.

Por último, no hay que olvidar ciertas causas de “pie plano” como las sinostosis o las enfermedades neurológicas. Y otro día hablaremos de todas aquellas patologías que pueden tener los más pequeños. Me refiero a “pie zambo”, fractura de clavícula del parto, luxación congénita de cadera, escoliosis idiopática y dismetría de miembros inferiores.