BARTOLOMÉ BELTRÁN,
Jefe de los servicios
médicos de A3media
| viernes, 04 de diciembre de 2015 h |

Es mejor
para los pacientes
terapias que curen
en vez de cronificar

La Fundación Gaspar Casal, organizó un nuevo Encuentro Gestión del Medicamento. Un encuentro en el que, bajo el patrocinio de Janssen y con la colaboración de la Sociedad Española de Directivos Sanitarios (Sedisa) y la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, se puso de manifiesto que en el tratamiento de las neoplasias hematológicas se ha superado aquello que en 2011 señalaba la revista Science, que en su portada titulaba: “Lo mejor está por venir”. Hoy en día, innovaciones farmacológicas, como Bortezomib, Decitabina o más recientemente el caso de Ibrutinib, hacen que ese futuro al que señalaba esta publicación estadounidense esté ya aquí y haya un cambio de paradigma en el tratamiento de este tipo de cáncer.

A esto se refirió, Martín Sellés, que destacó durante su intervención el éxito logrado por su laboratorio farmacéutico en el abordaje de un cáncer, el hematológico, que se cobra más de siete millones de vidas cada año.

En su intervención Sellés reveló el secreto de este éxito que, por ejemplo, permitirá tratar a los pacientes con Leucemia Linfocítica Crónica (LLC) recurrente o refractaria o linfoma linfocítico pequeño mediante un inhibidor de la BTK biodisponible por vía oral (Ibrutinib), algo que permitirá dejar atrás los tratamientos tradicionales de quimioterapia y sus efectos secundarios y mejorar las tasas de eficacia, seguridad y tolerabilidad.

Carlos Lens, precisó que el desafío está en “lograr más innovación y que ésta sea accesible a la sociedad. Que la innovación sea atractiva para las empresas y que suponga un aliciente seguir innovando”. Eso sí, dejó caer una pregunta: “¿Cuánto quiere dedicar la sociedad al cuidado de la salud?”.

Del mismo modo, durante el evento, que congregó a más de un centenar de gerentes de equipos directivos de hospitales, responsables de los servicios de farmacia de los mismos, hematólogos y pacientes, uno de los responsables, junto con el responsable del Área de Hospitales de Laboratorios Janssen, Ángel Capuchino, de hacer realidad estos encuentros, el director de la Fundación Gaspar Casal, Juan del Llano, puso sobre la mesa de debate la necesidad de “establecer un equilibrio óptimo entre innovación y regulación”.

Este foro de debate contó también con la presencia de Joaquín Estévez, presidente de Sedisa, que acertadamente se preguntó si cuando se habla de innovaciones “¿se debe hablar de gasto o de inversión en salud?”. O con la de la recientemente elegida vicepresidenta de la SEFH, Ana Lozano, que estimó necesario “medir los resultados en salud para cerrar el círculo y ver el verdadero valor del medicamento”. O del presidente de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH), Emilio Moraleda, que destacó que estos profesionales “son la punta de lanza de todos los avances que se han producido en oncohematología” por la doble vertiente clínica-científica que tienen. O la de Fidela Mirón, secretaria de la junta directiva de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), que incidió en que hay que “acabar con la inequidad en el acceso a la innovación, con los retrasos en los diagnósticos y con los obstáculos en el acceso a los tratamientos”, y no tener que luchar, además de contra el código genético contra el código postal. Es lo que hay. Seguro.