BARTOLOMÉ BELTRÁN,
Jefe de los servicios
médicos de A3media
| viernes, 11 de julio de 2014 h |

El Dr. Nadal ha logrado que una mujer con ceguera por retinosis pigmentaria haya recuperado parte de la visión

Es coordinador del Departamento de Vítreo-Retina del Centro de Oftalmología Barraquer de Barcelona. Les hablo del Dr. Jeroni Nadal, que para llegar a ser el excelso especialista que es hoy, en 1984 se convirtió en doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), siete años después se especializó en Oftalmología y más adelante realizó un Fellowship de retina en el Centro de Oftalmogía Barraquer.

En paralelo a su actividad médica, desarrolla una importante labor docente como responsable de la formación de Residentes en seminarios de retina médica y quirúrgica, es coordinador de cursos de doctorado de la UAB en el Instituto Universitario Barraquer y Miembro de la Junta Rectora. Además, pertenece a diversas asociaciones científicas. El Dr. Nadal ha recibido múltiples premios y reconocimientos, entre ellos el ‘Award Best of the Show’ de la American Academy of Ophthalmology, de la que es Miembro núm. XV. También es autor de cuatro patentes en desarrollo de instrumental en cirugía de vítreo y retina.

Este oftalmólogo y cirujano trabaja con el aparato ocular. Y aunque todas las partes del ojo son importantes para percibir la información visual, quizás la retina sea la parte más esencial porque cualquier alteración patológica en ella suele tener graves consecuencias.

Hay un grupo de enfermedades degenerativas y de carácter genético que afectan al ojo y que se caracterizan por una pérdida lenta y progresiva de la visión hasta, en algunos casos, conducir a la ceguera. Me refiero a la retinosis pigmentaria.

Recientemente, el Dr. Nadal, junto a su equipo, ha logrado que una mujer de 42 años que sufría ceguera desde hace trece años por una retinosis pigmentaria, haya recuperado parte de la visión después de implantarle con éxito el ‘chip’ intraocular Argus II. De esta manera, se ha convertido en la primera paciente con visión artificial operada en España.

Argus II de Imex es un implante biomédico diseñado para restaurar parcialmente la visión funcional a personas que hayan perdido la vista debido a una enfermedad degenerativa de la retina, como es el caso de la retinosis pigmentaria, que daña gravemente los fotorreceptores del ojo. El sistema está compuesto por unas gafas con una microcámara incorporada que graba lo que hay delante de la persona, enviando las imágenes a un ordenador que las procesa y luego las envía al cerebro, gracias a un chip implantado en la retina, permitiendo al paciente interpretar patrones de luz.

A la paciente del Dr. Nadal se conectó el chip intraocular, que dispone de la cámara de vídeo miniatura ubicada en las gafas. Así, las imágenes que capta son enviadas a un pequeño ordenador que lleva la paciente donde se procesa, y luego se transmiten de forma inalámbrica al implante retiniano. Una vez allí, el ‘chip’ convierte las señales en pequeños pulsos de electricidad que pasan por alto los fotorreceptores dañados de la mácula y estimulan directamente las células restantes de la retina, las cuales transmiten la información a través del nervio óptico al cerebro, creando la mencionada percepción de patrones de luz. Con Argus II el paciente percibirá luces, formas, contornos y movimientos.

Actualmente, Argus II ofrece una percepción práctica a los pacientes que sufren una pérdida de visión severa a profunda tras una degeneración de la retina periférica, por ejemplo la Retinitis Pigmentaria. Se trata de un sistema homologado para adultos con una edad mínima de 25 años; degeneración de la retina periférica severa a profunda y ligera percepción residual de la luz. Es lo que hay. Seguro.