BARTOLOMÉ BELTRÁN,
Jefe de los servicios
médicos de A3media
| viernes, 30 de octubre de 2015 h |

Sale el primer tratamiento tópico para la disfunción eréctil de dosis individual en crema de fácil y rápida administración

La disfunción eréctil es un problema de salud que afecta en algún grado al cincuenta por ciento de los varones de entre cuarenta y setenta años, pero para el que existen soluciones cada vez más innovadoras.

En esta patología se ha mostrado eficaz la administración oral de un comprimido que contiene citrato de sildenafilo, vardenafilo o tadalafilo. Estos medicamentos actúan, cuando existe estimulación sexual, aumentando el flujo sanguíneo del pene.

Como tratamientos de segunda línea, se utilizan medicamentos que el propio paciente se inyecta en los cuerpos del pene. Tienen algún efecto secundario que conviene evitar con un buen entrenamiento del paciente.

Y finalmente como tratamiento de tercera línea, está la colocación de prótesis de pene. Es la última opción por su agresividad. La tasa de satisfacción es alta, pero no está exenta de complicaciones.

Ahora, para combatir la disfunción eréctil el laboratorio Casen Recordati ha desarrollado el primer medicamento en crema cuyo principio activo es alprostadillo (el mismo que se usa en las inyecciones intracavernosas) para solucionar este problema y tras haber demostrado una eficacia del 83 por ciento, similar al resto de tratamientos orales que existen contra este trastorno sexual, y ya se comercializa en farmacias con el nombre de ‘Viridec’. Se trata del “tratamiento más sencillo y menos invasivo de todos los que hay ahora en el mercado”, explica el jefe de Servicio de Urología del Hospital de La Zarzuela de Madrid, Ignacio Moncada. En principio se recomienda el uso de este nuevo fármaco como primera línea de tratamiento, aunque también pueden emplearlo aquellas personas que no se adaptan a los tratamientos orales.

Como ya sabemos, las principales causas son orgánicas. Las alteraciones más frecuentes son vasculares y especialmente la arteriosclerosis. En este grupo están las personas con colesterol alto, tabaquismo, diabéticos y personas con tensión arterial alta. También por daño en la vascularización, las personas que han sufrido traumatismos en los huesos de la pelvis o que han sido tratadas con radioterapia. Por otro lado, el 90 por ciento de los pacientes con depresión grave padece alguna forma de disfunción eréctil, así como personas con estrés profesional, problemas de entorno social y laboral, ansiedad o psicosis.

Lo importante es tener en cuenta que la disfunción eréctil requiere un abordaje complejo donde hay que cambiar hábitos de vida del paciente con soluciones muy innovadoras. Tal y como señala el doctor François Peinado, responsable de la Unidad de Láser Verde de Próstata del Hospital Quirón San Camilo, “tanto la disfunción eréctil tanto como el cáncer de próstata o la hiperplasia tienen muy buena solución y hay técnicas innovadoras con muy buenos resultados, como el láser en la hiperplasia benigna de próstata, el Robot Da Vinci o la radioterapia”.

En definitiva, cabe recordar que existen una serie de recomendaciones a seguir y actuaciones comunes a todo tipo de disfunción eréctil, como orientar el estilo de vida en los casos de estrés y exceso de trabajo. Es importante encontrar tiempo para el descanso y para la relación de pareja. Conocer que cuando existe el problema de disfunción eréctil, hay que afrontarlo con un poco de sentido del humor, lo que siempre facilitará algo las cosas. Por otra parte, se debe abandonar el hábito del tabaco y el alcohol, y procurar realizar ejercicio de forma regular. Además, hay que intentar sustituir los medicamentos que interfieren en la función sexual, por otro que tenga menos implicación. Y, por último, conviene que estén bien controladas las enfermedades asociadas a la disfunción eréctil. Es lo que hay. Seguro.