BARTOLOMÉ BELTRÁN,
Jefe de los servicios
médicos de A3media
| viernes, 07 de febrero de 2014 h |

Sigue siendo grave que casi la mitad de los casos de VIH en nuestro país se detecten tarde. También se estima que hay alrededor de 150.000 personas infectas, de los cuales un tercio no saben que lo están. El Registro Nacional de casos de sida demuestra que en el año 2012 se produjeron 777 casos, pero se estima que puedan llegar hasta 1.021 casos por los retrasos en la recogida de la información. El 77 por ciento eran varones y la media de edad se situaba en 43 años, así como la transmisión en heterosexuales fue de un 35 por ciento. Por otro lado, según el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad el 24 por ciento eran usuarios de drogas inyectadas y el 31 por ciento hombres que mantienen sexo con otros hombres.

Mientas tanto las conclusiones del Informe VIH en España, expuestas en la tercera Reunión ‘Avanzando hacia el futuro del VIH’ de Gilead, indican que las tasas de los nuevos diagnósticos de VIH son similares a las de otros países de Europa Occidental, aunque superiores a la media del conjunto de la Unión Europea.

La tasa anual de nuevas infecciones en España es de 8,5/100.000 habitantes (la media europea es de 5,8 así que España ocupa el sexto peor puesto entre 30 países de nuestro entorno (la Unión Europea más Islandia, Liechtenstein y Noruega)

Además sabemos que el VIH se trasmite mayoritaria–mente por vía sexual, que la trasmisión entre HSH es ya la categoría mayoritaria y su influencia crece cada año, y que las personas de otros países suponen una parte relevante de los nuevos diagnósticos.

Esto demuestra que promover el diagnóstico precoz debe ser un factor clave para el control de la infección por VIH. Aunque ralentizada los últimos años, continúa la tendencia descendente de los nuevos casos de VIH iniciada tras la terapia Targa, que consiste en una Terapia Antirretroviral de Gran Actividad.

La infección por VIH es un problema de salud pública y los regímenes de un sólo comprimido al día facilitan el tratamiento de los pacientes crónicos.

Los regímenes de un sólo comprimido al día consisten en la integración del tratamiento completo en un sólo comprimido en una única toma al día. Se trata de un innovador tratamiento diario que supone una importante simplificación y con el que se avanza un paso más en la terapia del VIH.

Lo dicen los expertos. Así el Dr. Santiago Moreno, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, indica que “al minimizar el número de comprimidos, los regímenes de un solo comprimido pueden facilitar el cumplimiento terapéutico de un tratamiento antirretroviral completo en los pacientes con VIH, lo cual es clave para su salud a largo plazo”.

Por otra parte, el Dr. José María Gatell, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic i Provincial de Barcelona, ha dicho que “el nuevo inhibidor de la integrasa bloquea la capacidad del virus del VIH para integrarse en el material genético de las células humanas. Además, se caracteriza por sus altas tasas de eficiencia, su velocidad en reducir la carga viral y su excelente tolerabilidad”.

A nivel clínico mejora el perfil de tolerabilidad, la adherencia y reduce el riesgo de desarrollo de resistencias al tratamiento. En el sistema sanitario se refleja en la reducción del gasto al no tener que cambiar a nuevos regímenes de terapias más costosos, mayor coste efectividad y reducción de hospitalizaciones. Seguro.

Promover el diagnóstico precoz debe ser un factor
clave para el control
de la infección por VIH