Juan Pablo Ramírez Madrid | viernes, 15 de enero de 2016 h |

Las retribuciones de los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS) aumentarán un 2,3 por ciento en 2016. Las comunidades autónomas destinarán a esta partida 24.839 millones de euros, un 43,4 por ciento de sus presupuestos sanitarios para este ejercicio. El crecimiento se encuentra en línea con el registrado ya en 2015 y obedece a un cambio de tendencia iniciado en 2014 que parece consolidarse.

Las consejerías de sanidad autonómicas contarán este año con 57.176 millones de euros, lo que representa un incremento del 3,3 por ciento con respecto al pasado ejercicio. La cifra se encuentra muy cercana a los presupuestos sanitarios de las autonomías en 2011 y que recoge Farmaindustria en su estudio ‘El nuevo mapa político y la prestación farmacéutica’. Aquel año ascendió a 57.360 millones, si bien es cierto que la cifra de 2016 recoge también cantidades destinadas a asuntos sociales de ciertas comunidades que los tienen integrados en el departamento de sanidad. A pesar del incremento registrado, no llega aún al máximo histórico de casi 60.000 millones registrado en 2010. A partir de ahí y hasta 2013 se produjo un declive en las cuentas que terminó mermando los fondos sanitarios en más de 6.000 millones de euros.

A estas alturas de año, siete comunidades autónomas no han conseguido aprobar presupuestos. Asturias y Cataluña, que acaba de forma gobierno, han decido prorrogar los de 2015. El Ejecutivo de Castilla-La Mancha ya ha aprobado el anteproyecto de ley y ahora falta que comience su tramitación parlamentaria. Mientras tanto, funcionará con los de 2015. Este proceso se mantiene activo en otras cuatro regiones, Aragón, Extremadura, Murcia y Navarra.

Crecen la mayoría

A excepción de las comunidades autónomas obligadas a prorrogar presupuestos, el resto han aumentado sus partidas destinadas a Sanidad. Los mayores incrementos se producen en Aragón, Comunidad Valenciana y Extremadura, que prevén potenciar su gasto un 12,6, un 10,6 y un 9,9 respectivamente. La segunda de estas regiones presenta el cuarto presupuesto más alto. Sólo le superan Andalucía, Cataluña y Comunidad de Madrid. No obstante, Hacienda advierte en su informe ‘Proyectos de Presupuestos Generales de las comunidades autónomas. Año 2016’ de que “en 2016 la Comunidad Valenciana ha previsto recursos por importe superior a los consignadas en los Presupuestos Generales del Estado”.

Andalucía, Cataluña y la Comunidad de Madrid, por su volumen de población, registran la mayor previsión de gasto. Las dos primeras superan los 8.000 millones de euros, mientras que la tercera roza los 7.500 millones.

Las región más conservadora es País Vasco, que ha aumentado sus partidas sanitarias un 0,80 por ciento. Le siguen Canarias, Cantabria y Castilla y León que han anunciado un aumento de gasto del uno por ciento para este ejercicio.

Esta evolución resulta muy similar en los servicios de salud. Las transferencias a sus servicios de salud ascienden este año a 47.568 millones de euros, lo que significa un aumento del 3,8 por ciento con respecto al año pasado. Estos datos no incluyen a la Comunidad Valenciana que en 2013 decidió el cierre de la Agencia Valenciana de Salud para gestionarla directamente a través de la consejería. Con el presupuesto sanitario valenciano la cifra superaría los 53.000 millones de euros.

Los principales auges se producen en Galicia, Aragón y Extremadura, que registran crecimientos del 15, del 14,3 y del 12,5 por ciento. Otra de las que experimenta una mayor subida es Navarra, que destinará casi un siete por ciento más a Osasunbidea. Precisamente esta región venía de una situación complicada con tres años consecutivos de prórroga presupuestaria. El proceso para su aprobación sigue abierto, pero parece previsible que Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Unida se pongan finalmente de acuerdo.

Sólo una región ha reducido este ejercicio el presupuesto de su servicio de salud. Las partidas destinadas a Osakidetza descienden un 0,5 por ciento. Por su parte, Canarias, Comunidad de Madrid y Cantabria presentan los incrementos más moderados para el próximo año. La primera prevé un aumento del 0,96 por ciento, mientras que las otras dos han diseñado un aumento del 1,4 y del 2,1 por ciento.

Pero a pesar de sus cifras, País Vasco es la comunidad autónoma que registra un mayor gasto per cápita. Con los presupuestos de las consejerías y los datos de población del Instituto Nacional de Estadística a 1 de julio de 2105, Euskadi destina 1.584 euros por habitante, es decir, 281 euros por encima de la media nacional y 550 euros más que Andalucía, la región con menor desembolso.

Después de País Vasco se sitúan Navarra, Asturias y Extremadura. La primera dedica 1.566 euros por habitante; la segunda, 1.438 euros, y la tercera, 1.396. Tras la comunidad andaluza, las menores inversiones por habitante se producen en Cataluña, Comunidad de Madrid y Castilla- La Mancha, todas por debajo de los 1.200 euros.

Recursos humanos

Los incrementos presupuestarios registrados en el capítulo I de las comunidades no tienen por qué traducirse en un incremento de las plantillas. Precisamente, el ministerio de Hacienda llama la atención sobre este punto en su informe. Entre las 13 comunidades autónomas que analiza el documento —todas a excepción de Cataluña, Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura— el gasto para las plantillas de todas las áreas de la administración crece un 3,64 por ciento este ejercicio. Gran parte de este aumento irá destinado a devoluciones de parte de la paga extraordinaria de diciembre del ejercicio 2012 y un incremento del uno por ciento de las retribuciones del personal.

De momento, la tendencia negativa en contratación de profesionales sanitarios se ha roto. En julio de 2015, el Sistema Nacional de Salud contaba con 480.996 trabajadores, un 1,1 por ciento más que en enero de ese mismo año, según las cifras del informe ‘Personal al Servicio de las Administraciones Públicas’, que ha publicado recientemente el ministerio de Hacienda. En los Presupuestos Generales del Estado ya han desaparecido los límites en la reposición de personal. Alentadas por esta situación varias comunidades autónomas han convocado ofertas públicas de empleo (OPE). En enero de 2015, la plantilla sanitaria había llegado a su mínimo histórico, desde que Hacienda contabiliza estas cifras se había situado en 476.689 trabajadores, un 5,6 por ciento menos que en 2012, cuando había alcanzado su máximo histórico.

Las regiones que más incrementarán su presupuesto en recursos humanos son Extremadura, Islas Baleares y Aragón. La comunidad extremeña pretende incrementar las retribuciones destinadas al personal un 11,8 por ciento hasta alcanzar los 975 millones de euros, mientras que la balear y la aragonesa destinarán 698 y 999 millones, lo que representa incrementos del 8,5 y el 8,4 por ciento, respectivamente.

La mayor inversión se produce en Andalucía que dedicará a recursos humanos 4.428 millones de euros, lo que significa un aumento del 4,2 por ciento. Comunidad de Madrid gastará 3.025 millones de euros, que supone un ascenso del 1,7 por ciento. En tercer lugar se sitúa Cataluña, a pesar de la prórroga presupuestaria, con 1.857 millones de euros.

Sólo dos regiones reducirán el gasto destinados a sus plantillas. Por un lado, la Comunidad Valenciana, la segunda que más incrementa su presupuesto sanitario total, destinará 2.354 millones de euros, un 3,7 por ciento menos que el año pasado.

País Vasco también recorta esta partida. Gastará este año 1.769 millones, lo que supone un descenso del 1,5 por ciento. La evolución en País Vasco no sorprende ya que era la única comunidad que ha reducido para este año el presupuesto de su departamento de salud.

Listas de espera

Una serie de comunidades autónomas han anunciado dentro de los presupuestos la puesta en marcha de planes específicos que persigue la reducción de las listas de espera. Aragón, por ejemplo, destinará cinco millones a convenios sanitarios, lo que supone un avance del 48 por ciento con respecto al año pasado.

Baleares dedicará a este fin 14 millones de euros. Esta región ha conseguido reducir la espera quirúrgica, pero no las consultas, que han crecido un 7,4 por ciento. No sufrirá cambios en la Comunidad de Madrid la asignación destinada al plan integral para la reducción de las listas de espera, que se mantiene en 46,5 millones de euros, la misma cantidad del año pasado. Navarra también acometerá medidas específicas para hacer frente a la situación.

A estas alturas del año, siete comunidades autónomas
no han conseguido aprobar sus presupuestos

Cataluña, que acaba de formar gobierno, y Asturias
se han visto obligados
a prorrogar los de 2016

País Vasco cuenta con
el mayor gasto sanitario per cápita, 281 euros por encima de la media nacional

Hacienda advierte de
que el incremento de las retribuciones iría para la extra y subir retribuciones

La inmensa mayoría de las comunidades autónomas han incrementado este año su presupuesto en farmacia. Se dan una serie de excepciones. País Vasco y Galicia han reducido la previsión de gasto un 0,78 y un cuatro por ciento respectivamente. A estas se suman Cataluña, Asturias y Castilla-La Mancha —ésta última de manera provisional— que han prorrogado los presupuestos de 2015.

El incremento de cifras, sin embargo, podría resultar insuficiente en siete regiones según ha puesto de manifiesto el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en su informe ‘Proyectos de Presupuestos Generales de las comunidades autónomas. Año 2016’. El departamento que dirige Cristóbal Montoro señala que las cantidades que han previsto Aragón, Baleares, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja y Murcia se quedan cortas.

Precisamente se encuentran en este grupo las tres regiones que más prevén incrementar el desembolso para productos farmacéuticos, Comunidad Valenciana, Baleares y Murcia, que aumentarán sus partidas un 18,3, un 9,4 y un 7,3, respectivamente.

Las mayores inversiones llegan de la mano de Andalucía, que destina 1.643 millones, un 6,8 por ciento más que el año pasado. Le siguen Cataluña, con 949 millones, y Comunidad de Madrid, con 945 millones de euros, lo que supone un aumento del tres por ciento. Más del doble del crecimiento previsto en la región que preside Cristina Cifuentes irá destinado a la adquisición de medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C. En concreto, Madrid gastará 59,2 millones en los antivirales, mientras que el crecimiento se traduce en 27 millones. Los menores desembolsos se producen en las tres comunidades con menor población: La Rioja, Cantabria y Navarra, que han destinado entre 60 y 132 millones. Las tres presentan crecimientos. La primera lo hace al 3,9 por ciento; la segunda, al uno por ciento, y la tercera al 0,73 por ciento.