MADRID/ La consejería modifica el texto inicial incluyendo las peticiones profesionales

br

El tiempo máximo de consulta será de cinco horas, sólo si la presión lo requiere

Flores evaluará la implantación con los agentes en la primera quincena de octubre

| 2010-09-03T17:18:00+02:00 h |

MÓNICA RASPAL

Madrid

El nuevo modelo de agendas de calidad —plantillas de horario de consulta de los profesionales —que la Consejería de Sanidad madrileña implantará de forma inminente en los equipos de atención primaria —según recoge la Ley de Libre Elección y Área Única— se adaptará a las necesidades de cada médico y éste participará en su diseño.

La Administración ha rectificado así las instrucciones que envió a las gerencias en el mes de julio tras mantener dos reuniones con los representantes del sindicato médico regional Femyts y tras las críticas rebidas por otras entidades como la Sociedad Madrileña de Medicina Familiar y Cominitaria (Somamfyc) o el sindicato CSIT-Unión Profesional (UP).

Tal y como ha explicado a GM el secretario de Femyts, Joaquín Pérez Argüelles, las reuniones con Patricia Flores —primero como directora general de Atención Primaria y después como viceconsejera de Asistencia Sanitaria, tras tomar el relevo de Ana Sánchez— han dado sus frutos y han dejado ver un cambio de talante “importante” en la consejería, más “abierta y receptiva” a los planteamientos de los profesionales.

Éstos pidieron una agenda más flexible que permita al médico gestionar su tiempo de consulta según sus necesidades y las del paciente y desarrollar otras tareas como la atención domiciliaria, la investigación y la docencia. El texto inicial establecía cinco horas fijas de tiempo de consulta, periodo que se ha rectificado a cinco horas máximas, es decir, si la presión asistencial lo requiere.

“Las agendas que ya estaban diseñadas en los equipos del primer nivel funcionaban bien. Aunque haya unos criterios mínimos, no se trata de implantar una agenda estándar para todo el mundo, sino que los tiempos se adecúen al paciente. Si con la libre elección y el área única se está hablando de autogestión ésta se destruía con las instrucciones mandadas”, matiza Pérez Argüelles.

En estos encuentros, Flores también aceptó retrasar la implantación de estas agendas y que se haga de forma un poco “provisional”, comprometiéndose a mantener otra reunión con el sindicato en la primera quincena de octubre para evaluar este periodo y ver si son necesarios más cambios. Las posibles anomalías detectadas serán recogidas en un buzón del profesional, otra de las propuestas planteadas por Femyts que obtuvo el sí de la Administración.

Más sobrecarga

También desde Somamfyc y CSIT-UP se temía una sobrecarga adicional de los médicos del primer nivel si este proyecto salía adelante, por lo que solicitaron su paralización y la apertura de un proceso negociador. En concreto, la sociedad científica de primaria recordaba en una carta dirigida a la Dirección General de Atención Primaria su rechazo al redactado de este documento cuando les fue presentado, hace alrededor de un año, sin que desde entonces hubieran vuelto a tener noticias sobre los cambios que propusieron.

Somamfyc criticaba, entre otros puntos, la eliminación de conceptos como “paciente sin cita” o “paciente no demorable” dando al ciudadano el derecho a acudir a la consulta en cualquier momento, por cualquier causa, y exigir una atención inmediata.

También se mostraba contraria a la obligación de que la agenda, para asegurar la cita en el día, tuviera tantos huecos como la media anual del profesional más una desviación estándar, lo que, a su juicio, aumentaría la oferta y con ello la demanda, ignorando los picos estacionales y las circunstancias puntuales de ausencias de compañeros. “Con la instrucción previa de que todo paciente que lo pida ha de ser citado en el día será inevitable que las consultas se sobrecarguen aún más”, señalaban en la misiva, recordando que la alta frecuentación —consecuencia, en gran parte, de la excesiva burocracia— constituye uno de los principales problemas de la atención primaria. Por su parte, CSIT-UP denunciaba los incumplimientos de la consejería a la hora de aumentar las plantillas del primer nivel, inalteradas desde 2007, mientras sí ha incrementado las citas de los profesionales y ha reducido el tiempo que éstos destinan a atender a los pacientes.

Sin embargo, Flores parece haber comenzado con buen pie su nueva etapa, en la que aún deberá afrontar la entrada en vigor de los cuestionados decretos de libre elección y área única, el 15 de octubre en AP y el 1 de diciembre en especializada.