| viernes, 07 de enero de 2011 h |

Dr. Bartolomé Beltrán, director de Prevención y Servicios Médicos del Grupo Antena3

El sensato y eficaz nuevo consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, no da puntada sin hilo. Ahora toca formar un buen equipo. Acaba de incorporar a Josep María Pedrosa, Francesc Sancho y Roser Fernández, que tras la aprobación del Consejo Ejecutivo, acompañarán a Ruiz durante los próximos cuatro años.

Roser Fernández se ocupará de la Secretaría General de Salud. Fernández, hasta el momento directora general de la Unión Catalana de Hospitales (UCH), y por tanto persona de su absoluta confianza, sustituirá a Marta Segura.

La dirección del Servicio Catalán de Salud será responsabilidad de Josep María Padrosa, médico inspector y militante de CiU. Padrosa es director general del grupo privado Fisiogestión. Además, tiene una dilatada trayectoria en la Administración sanitaria de años, por lo que es un profesional que toca tierra de verdad, pegado a la realidad asistencial más cercana a los ciudadanos.

Por su parte, Francesc Sancho será el secretario de Estrategia y Coordinación. También médico y perteneciente a CiU, asumirá funciones como jefe de Gabinete y del Área de Investigación biomédica.

Está bien eso de armarse de buenos profesionales y gente de confianza pero no hay que perder de vista el problema básico, el gasto sanitario, que unido a la caída de los ingresos de la Administración sanitaria catalana, este año tendrán como resultado un déficit superior a los 6.000 millones de euros. En este sentido, Ruiz aboga por incentivar las relaciones entre el sector público y el privado, además de la fórmula de autogestión tanto en primaria como en hospitales, ya que sin los seguros médicos privados la situación de la sanidad pública de Cataluña sería aún peor. Ya empiezo a notar con estas perspectivas que el modelo de Madrid o Valencia puede hacerse un hueco en Cataluña. Aviso a navegantes y me guardo esta reflexión en la hemeroteca particular para que no se me olvide cuando alguien le ponga hilo a la cometa.

Mientras tanto podemos entretenernos en felicitar al consejero Fernando Lamata por la valoración positiva que se hace de la Sanidad pública regional. Según el Barómetro Sanitario 2010, los habitantes de Castilla-La Mancha están muy satisfechos con el funcionamiento de la sanidad pública en su comunidad. De hecho, la inmensa mayoría (75,2 por ciento) asegura que dicho funcionamiento es bueno. Con una puntuación media de 7,6 puntos, la valoración de los usuarios es la mejor en los últimos diez años.

Además, los resultados de este estudio se ven reforzados por la Encuesta de Salud, según la cual el 70 por ciento de los castellano-manchegos asegura que su estado de salud es bueno.

Claro que para tener salud los ciudadanos deben cuidarse. Por eso quiero traer a colación algo que no carga las arcas públicas y ayuda sobremanera. La ingesta con Agua de Mar alimenta y fortalece las células, dotándolas del vigor necesario para hacer frente a las diversas afecciones del invierno, como catarros, resfriados, gripe y bajada de defensas en general.

El doctor José Miguel Sempere, responsable del Área de Inmunología y director del Grupo de Investigación Inmunología de la Universidad de Alicante, ha realizado un nuevo estudio para conocer la influencia de Quinton Hipertónico en la activación del sistema inmunológico. Siguiendo un protocolo de administración, se detectó que en los análisis posteriores a las tomas aumentaban los marcadores de activación en linfocitos T, al igual que las moléculas de adhesión de dichos linfocitos T. El porcentaje de granulocitos también sufría un aumento y las moléculas de adhesión y los marcadores de activación en monocitos y granulocitos también mostraban aumento. A la vista de estos resultados, el grupo de investigación concluyó que Quinton Hipertónico es capaz de activar el sistema inmunológico.

Y es que a veces la simplicidad ayuda. Lo mismo ocurre con la carne de conejo, recomendada por la Administración y por los expertos en nutrición. Se trata de una carne magra, con 131 Kcal por cada 100 gramos, un contenido lipídico de 5,3 gramos por cada 100 gramos, siendo el contenido en colesterol de 26,5 mg/100 gramos. Y tampoco perdamos de vista el plato y la palatología, además de los sabores más saludables, pues en sus preparaciones culinarias se suelen incorporar gran variedad de especias y hierbas aromáticas, por lo que se puede prescindir de la sal en sus recetas. Pues ya lo saben debido a las cualidades nutricionales y gastronómicas de esta carne, resulta ser un alimento adecuado para incluir en una alimentación sana, variada y equilibrada en todas las etapas de la vida. Es lo que hay. Seguro.