Formación/ Hasta ahora se ha adaptado una de hiperamonemia y dos de asma

br

Redacción Madrid | viernes, 13 de enero de 2012 h |

“El problema de las guías es que normalmente se transmiten en papel, ¿cómo van a leerlas todos aquellos profesionales que están al final de la cadena y que no son especialistas (los médicos de AP)? No tienen ni tiempo ni capacidad para asimilar todo esto”, lamenta Juan Manuel Pikatza, jefe del grupo de investigación Erabaki, formado por nueve investigadores de la Facultad de Informática de la UPV/EHU y cuatro galenos de Cruces, San Sebastián y Basurto.

Para simplificar el conocimiento y no perderlo han creado una plataforma tecnológica: “Debemos conseguir que las mejores prácticas de las guías clínicas se ejecuten en un ordenador y que el proceso sea rápido”, asegura. Y lo primero es que informáticos y médicos especialistas se entiendan. Para ello, la plataforma contiene un editor: “El especialista puede introducir lo que desee, con ayuda de gráficos y fácilmente, sin necesidad de hacer ningún curso”. Esta herramienta contiene también la terminología médica unificada (UMLS); casi dos millones de conceptos, con todas sus definiciones estándar.

Las tablas de decisión son también imprescindibles, ya que enlazan los factores y las enfermedades: “Introduciendo toda esta información, podemos crear un diagnóstico-tratamiento de alto nivel”, dice el experto. Si se consiguiera que estas guías fueran ejecutables en un servidor, el usuario recibiría recomendaciones por cada enfermedad, así como gráficos sobre los procesos de diagnóstico y tratamiento, bibliografía, datos sobre los medicamento o evidencia científica.

Hasta ahora, el grupo ha informatizado una guía sobre la hiperamonemia y dos sobre el asma (ejecutables en www.e-guidesmed.ehu.es). Las aplicaciones sobre el asma son las que más avanzadas están, y se están utilizando en un estudio clínico: “Tenemos a cuatro médicos en Gipuzcoa y a otros tantos en Vizcaya con asmáticos, y se está estudiando la evolución de 80 pacientes. Queremos ver qué dicen los médicos, sobre todo los de ambulatorio”, concluye Pikatza.