Premios BiC 2020
GM Madrid | viernes, 09 de mayo de 2014 h |

El Departamento de Salud de Estados Unidos y la Comisión Europea han dado a conocer un informe sobre la marcha del Grupo de Trabajo Transatlántico sobre Resistencia a los Antibióticos (Tatfar). El documento, explica el trabajo trabajo realizado por este organismo en el periodo 2011-2013. Así, destaca la adopción de 17 recomendaciones con el objetivo de reducir la resistencia a los antibióticos (AMR).

De este modo, los expertos recuerdan las dificultades a las que se enfrenta la industria en este ámbito, pues “su desarrollo es complicado a causa de la biología de las infecciones y los retornos económicos son potencialmente más bajos en comparación con otras áreas terapéuticas”.

Según el documento, la AMR produce al año unas 25.000 muertes en Europa y en Estados Unidos 23.000. Además de estas cifras, supone un gasto de miles de millones de euros anuales en costes asociados a los ingreso.

Recomendaciones

Entre las medidas adoptadas por el Tatfar, que ha anunciado un nuevo periodo de trabajo por dos años, destaca la aprobación de los procedimientos para la comunicación internacional oportuna de situaciones críticas que pudieran indicar nuevas tendencias de la resistencia con implicaciones para la salud pública mundial. Del mismo modo, publicarán el informe ‘Retos y soluciones en el desarrollo de nuevas pruebas de diagnóstico para combatir la resistencia a los antimicrobianos’, así como la realización de presentaciones conjuntas con la comunidad científica para aumentar la conciencia acerca de las oportunidades de financiación disponibles a ambos lados del Atlántico en esta área.

Las estrategias

Asimismo, el informe adelanta las publicaciones que se realizarán en los próximos meses. En este sentido, el grupo de trabajo está centrado en el estudio sobre las estrategias hospitalarias en Estados Unidos y Europa para mejorar las prácticas de prescripción de antibióticos. Su ‘modus operandi’ es a través de una publicación conjunta que resume los métodos existentes para medir el uso de estos fármacos en los hospitales, otro informe que describe la necesidad de nuevas vacunas para las infecciones asociadas a la salud (HAIs), y una comparación de los resultados de los estudios de prevalencia en Estados Unidos y de la UE para estimar la carga de infecciones hospitalarias.

El Departamento de Salud de Estados Unidos y la Comisión Europea han dado a conocer un informe sobre la marcha del Grupo de Trabajo Transatlántico sobre Resistencia a los Antibióticos (Tatfar). El documento, explica el trabajo realizado por este organismo en el periodo 2011-2013. Así, destaca la adopción de 17 recomendaciones con el objetivo de reducir la resistencia a los antibióticos (AMR).

De este modo, los expertos recuerdan las dificultades a las que se enfrenta la industria en este ámbito, pues “su desarrollo es complicado a causa de la biología de las infecciones y los retornos económicos son potencialmente más bajos en comparación con otras áreas terapéuticas”.

Según el documento, la AMR produce al año unas 25.000 muertes en Europa y en Estados Unidos 23.000. Además de estas cifras, supone un gasto de miles de millones de euros anuales en costes asociados a los ingreso.

Recomendaciones

Entre las medidas adoptadas por el Tatfar, que ha anunciado un nuevo periodo de trabajo por dos años, destacan la aprobación de los procedimientos para la comunicación internacional oportuna de situaciones críticas que pudieran indicar nuevas tendencias de la resistencia con implicaciones para la salud pública mundial. Del mismo modo, publicarán el informe ‘Retos y soluciones en el desarrollo de nuevas pruebas de diagnóstico para combatir la resistencia a los antimicrobianos’, así como la realización de presentaciones conjuntas con la comunidad científica para aumentar la conciencia acerca de las oportunidades de financiación disponibles a ambos lados del Atlántico en esta área.

Las estrategias

Asimismo, el informe adelanta las publicaciones que se realizarán en los próximos meses. En este sentido, el grupo de trabajo está centrado en el estudio sobre las estrategias hospitalarias en Estados Unidos y Europa para mejorar las prácticas de prescripción de antibióticos. Su ‘modus operandi’ es a través de una publicación conjunta que resume los métodos existentes para medir el uso de estos fármacos en los hospitales, otro informe que describe la necesidad de nuevas vacunas para las infecciones asociadas a la salud (HAIs), y una comparación de los resultados de los estudios de prevalencia en Estados Unidos y de la UE para estimar la carga de infecciones hospitalarias.