Bioquímica/ Cinco hospitales españoles firman este estudio con 360 pacientes

br

Logran determinar este biomarcador en sangre en la mínima concentración posible
| 2010-07-09T17:41:00+02:00 h |

C. Ossorio

Barcelona

La troponina T ultrasensible es un biomarcador que permitirá diagnosticar el infarto de miocardio hasta tres horas antes de lo que es habitual. Así lo demuestra un estudio multicéntrico liderado por el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, que ha incluido a 360 pacientes con síndrome coronario y sospecha de infarto.

Como afirmó Jordi Ordóñez, del Servicio de Bioquímica del centro, que ha codirigido el proyecto con Miquel Santaló, de la Unidad de Semicríticos del Servicio de Urgencias, desde hace años se dispone de marcadores cardioespecíficos y el objetivo ahora consistía en “determinarlos en la sangre en la mínima concentración posible, pues al ser tan específicos, en cuanto se detecta una sola molécula de estos marcadores existe la certeza de que el corazón se está lesionando”.

Ahora, han introducido mejoras en los métodos y la troponina T ultrasensible se determina con anticuerpos dirigidos contra ella.

Anticuerpo manipulado

“La optimización del anticuerpo que reconoce a la molécula, manipulado químicamente aumentarle la avidez, y la mejora de la señal que produce esta reacción, es lo que conduce a que seamos capaces de detectar a una sola molécula circulando en todo el volumen sanguíneo”, declaró. Anteriormente, sólo cabía esperar a que las lesiones miocárdicas fueran más grandes y liberaran más marcadores, un proceso que requería entre dos o tres horas más —se tardaba unas cinco horas y media, frente a las dos horas y media que han logrado en este trabajo—. Un mayor tiempo de observación que iba ligado a un inicio tardío de las terapias específicas que limitan los daños.

Por tanto, ahora no sólo aumenta el número de diagnósticos, sino que al ser capaces de detectar una cantidad inferior de moléculas las identifican antes, sin necesidad de que aumente la lesión. “Esto en términos de eficacia terapéutica es un mundo”, subrayó Ordóñez, haciendo hincapié en el hecho de poder reconocer “tres horas antes” qué paciente es subsidiario de los tratamientos, lo que ayudará a descongestionar servicios de Urgencias.

Reconocimiento

Este estudio, en el que también han participado el Hospital Severo Ochoa de Leganés, el Miguel Servet de Zaragoza, el Clínico de Valencia y el Clínico de Málaga, ha sido premiado en el Congreso Norteamericano de Bioquímica Clínica y en el Congreso Nacional de Urgencias y Emergencias.