| viernes, 25 de abril de 2014 h |

Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han descubierto un mecanismo celular implicado en la consolidación de la memoria. Pero, más allá de este hallazgo, han logrado desarrollar una terapia génica capaz de revertir la pérdida de memoria en etapas iniciales en ratones modelos de enfermedad de Alzheimer, como aparece en portada en la revista The Journal of Neuroscience.

La terapia consiste en la inyección en el hipocampo de un gen responsable de la producción de una proteína que está bloqueada en los pacientes con esta patología, la Crtc1 (CREB regulated transcription coactivator-1).

Para identificarla, los investigadores compararon la expresión de genes en el hipocampo en ratones sanos controles y en ratones transgénicos que desarrollan alzhéimer. Mediante microchips de ADN, los científicos han podido identificar los geens y las proteínas que se expresaban en ambos grupos en diferentes fases de la enfermedad.

De esta manera, observaron que el conjunto de genes implicados en la consolidación de la memoria coinciden con los genes que regula Crtc1 —una proteína que, a su vez, controla genes implicados en el metabolismo de la glucosa y el cáncer—.

Del resultado de la investigación se desprende que la proteína restituida por la terapia génica permite desencadenar las señales necesarias para activar los genes implicados en la memoria a largo plazo. Lo que ocurre en las personas con esta enfermedad es que la formación de agregados de placa amiloide impide que la proteína Crtc1 actúe de manera normal, según explica Carlos Saura, investigador responsable de esta investigación. Por tanto, uno de los retos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer pasaría por el desarrollo de terapias que activen esta proteína, con el fin de prevenir o revertir las alteraciones cognitivas iniciales.