Gaceta Médica Madrid | viernes, 09 de enero de 2015 h |

Hasta un 30 por ciento de las pruebas radiológicas solicitadas por los profesionales no aportan información relevante y, por tanto, podrían evitarse, según los resultados recogidos por la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram). Una afirmación que sería una simple suma a declaraciones parecidas en cuanto a pruebas innecesarias de otras sociedades si no fuera porque, en esta ocasión, la Seram acompaña su afirmación de un informe de “Recomendaciones de no hacer” que espera que sirva para “disminuir el uso de aquellas técnicas obsoletas, de dudosa eficacia y utilidad”.

Entre las 38 recomendaciones recogidas en el documento, que ha sido elaborado por 25 expertos con más de 15 años de experiencia en este campo, destaca la de no hacer de forma sistemática una radiografía (Rx) de tórax a todos los pacientes que van a ser sometidos a una intervención quirúrgica. Según el informe, la realización previa de este tipo de pruebas diagnósticas debería limitarse a cirugía cardiopulmonar o cirugías de grado III en mayores de 60 años (como la oncológica, por ejemplo) o de grado IV a cualquier edad (trasplantes, cirugía cardiaca, intracraneal o aórtica, recambio de prótesis).

Asimismo, el informe también señala la idoneidad de realizar una Rx de tórax en pacientes con sospecha de tumor maligno o tuberculosis, en pacientes en tratamiento con digoxina y, por último, en pacientes con cardioneumopatía crónica, siempre que no tengan una radiografía de tórax reciente. Fuera de estos casos, el documento considera que esta prueba “irradia de manera innecesaria a los pacientes y no aporta información relevante al anestesista”.

Otro tema controvertido, el de las mamografías, también se recoge en el informe. En él, se recomienda la no realización de una técnica de este tipo en mujeres menores de 40 años que no presenten factores de riesgo ya que, como se detalla en el texto, las mamografías en estas pacientes tienen un bajo rendimiento diagnóstico y un elevado coste económico y social, además del posible desarrollo de yatrogenia tanto por esta prueba como por las posteriores que pudieran derivarse de ella.

Pero no solo se contemplan situaciones clínicas con adultos, sino también con niños. En concreto, la Seram recomienda en uno de sus puntos la realización de una ecografía para el diagnóstico de apendicitis aguda en niños, en vez de la habitual tomografía computerizada (TC). Esta ultima, si bien es la que más rendimiento diagnóstico ofrece, aporta más radiaciones ionizantes al paciente pediátrico, algo “innecesario” teniendo en cuenta que la ecografía tiene una sensibilidad y especificidad diagnóstica del 94 por ciento.

El documento, que se elaboró a raíz del proyecto ‘Compromiso por la calidad de las sociedades científicas’, recoge las propuestas que se quedaron fuera del documento que está elaborando actualmente el Ministerio con todas las propuestas de “no hacer” de las 40 sociedades que se han adherido a la iniciativa.