Premios BiC
Gaceta Médica Madrid | miércoles, 30 de julio de 2014 h |

Los ciudadanos españoles continúan bajando la puntuación que mide su satisfacción general con el sistema sanitario público. Según los datos del último Barómetro de Sanidad correspondiente a 2013, realizado por el Ministerio de Sanidad en colaboración con el Centro de investigaciones Sociológicas, la puntuación ha pasado de 6,57 en 2012 a 6,41 puntos sobre diez en el último año, la nota más baja desde 2009, año en la que se puntuó con un 6,35.

No obstante, el ministerio destaca que que el 66 por ciento de los españoles cree que la sanidad funciona bastante bien o bien aunque necesite algunos cambios, a pesar de que este porcentaje también es el más bajo desde 2010, cuando rondaba el 74 por ciento.

En su comunicado, el ministerio de Sanidad subraya que esta encuesta permite conocer la opinión de los ciudadanos para tomar en consideración sus expectativas a la hora de establecer prioridades de las políticas de salud, y lo cierto es que se trata del barómetro que juzga el primer año de la reforma sanitaria de Ana Mato, aprobada en 2012.

Por otra parte, la encuesta refleja que el 70 por ciento de los ciudadanos ha consultado en el último año al médico de Atención Primaria, el 45,6 por ciento al especialista, el 28,3 por ciento ha acudido a Urgencias y el 8,9 por ciento ha ingresado en un hospital, cifras que se mantienen o se reducen levemente con respecto a la anterior edición, correspondiente a 2012.

Más de 8 de cada 10 ciudadanos manifiestan que la atención clínica que han recibido en los distintos niveles asistenciales de la sanidad pública fue muy buena o buena, en concreto el 87,1 por ciento en las consultas de atención primaria, un 84 por ciento en las consultas de los especialistas y un 87,6 por ciento en los hospitales.

Los aspectos mejor valorados son, en atención primaria, la cercanía de los centros (8,09), la confianza y seguridad que transmite el médico (7,89), y el trato recibido por el personal sanitario (7,82).

En especializada, se valora el número de especialidades al que se tiene acceso (7,60), el equipamiento y los medios tecnológicos (7,59) y el trato recibido por los profesionales (7,47). Y en los hospitales el equipamiento y la tecnología de los hospitales (7,93), los cuidados del personal de enfermería (7,52) y médico (7,45). y la información clínica recibida (7,39).

Visión sobre la equidad

Al margen de la calidad de la atención sanitaria, apenas un 40 por ciento de los españoles considera que la sanidad pública presta los mismos servicios a todos los ciudadanos con independencia de la comunidad de residencia, o lo que es lo mismo, un 60 por ciento sí observa estas variaciones.

La encuesta también muestra las dudas sobre la equidad en el acceso a estos servicios en función de si se reside o no legalmente (un 44 por ciento cree que aún así se prestan los mismos servicios), si se vive o no en una zona rural (un 44,6 por ciento considera que no hay diferencia) o si se es español o extranjero (más del 60 por ciento no ve diferencias).

Además, alrededor del 87 por ciento subraya que los servicios se prestan por igual con independencia del género, un 71 por ciento que son los mismos si se trata de un joven o un anciano, y hasta un 69 por ciento que no hay variaciones en función del nivel social.