carmen m. lópez Madrid | viernes, 30 de mayo de 2014 h |

El acceso a la sanidad en cualquier territorio europeo, así como la libre elección en la prestación sanitaria pública y privada es el objetivo principal del marco legal que regula la Sanidad Transfronteriza. En ella, instrumentos como la eHealth, mHealth y u-Health se hacen cada vez más potentes como mecanismos de coste-eficiencia para incorporar en los sistemas sanitarios. Así lo ha señalado, Manuel Vilches, director general del IDIS, durante el encuentro ‘eHealth y turismo sanitario en España: situación actual y perspectivas’.

En este sentido, ha explicado cómo los esfuerzos del sector privado se centran en potenciar el turismo sanitario y la asistencia transfronteriza. En esta misma línea, la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, destacó que gracias a la eHealth, el acceso a la sanidad está garantizado. Para Farjas es importante encontrar sinergias con la sanidad privada para mejorar el acceso a la misma. A este respecto ha recordado que la falta de instrumentos legales que existía en esta materia estaban perjudicando la sostenibilidad del SNS. “Con el nuevo marco legal, más de 600 millones de extranjeros han utilizado el sistema sanitario a través de acuerdos bilaterales entre los países tanto en el ámbito público como privado”. De este modo, Farjas ha apuntado que se están poniendo en marcha todas las herramientas disponibles a nivel tecnológico para garantizar el acceso a la información del paciente desde cualquier punto geográfico. En este sentido, ha corroborado que el apoyo del Gobierno a las organizaciones privadas está garantizado, ya que “es una oportunidad para el crecimiento empresarial”.

En este sentido, Juan Carlos González, director corporativo de IDC Salud, destacó que el ámbito privado “desempeña un rol fundamental en el incremento de la accesibilidad de los ciudadanos, al prestar una asistencia de calidad, ágil y diversa”. A su juicio, la sanidad privada es el complemento de la pública, y “es primordial para conseguir sinergias de colaboración entre los dos ámbitos”.

En este contexto, el ámbito privado representa una parte importante del peso económico en el sector productivo español. “Además contribuye a la sostenibilidad económica del sistema sanitario, a la vez que libera recursos de la sanidad pública”, incidió Vilches. Traducido en cifras, el gasto sanitario supera el 9 por ciento del PIB total. En comparación con otros países, España continúa posicionándose entre los primeros países europeos, situándose en el 27 por ciento del gasto sanitario privado total por origen de financiación.

Actualmente, “existen 452 hospitales privados, lo que corresponde a una dotación de 52.346 camas —el 32 por ciento del total de camas existentes en España—”, aportó José Ramón Rubio, vicepresidente de Quirón.

Buenos resultados

Del mismo modo, el director general del IDIS ha destacado cómo a pesar de la crisis, la sanidad privada ha sido el sector que menos ha sufrido, lo que está suponiendo una descarga para la pública. Así, “el sector contribuye al ahorro del sistema público gracias a los más de 7,1 millones de asegurados (excluyendo los mutualistas), que no consumen, o consumen de forma esporádica, recursos del SNS”, destacó Vilches. Además, estimó que el ahorro generado por el seguro privado se situa entre 3.979 millones de euros y 8.737 millones de euros. En este sentido, la sanidad pública cuesta a cada ciudadano español 1.236 euros al año.

Para Vilches, a pesar de que el sistema sanitario público es de calidad, su financiación es insuficiente, lo que genera problemas de sostenibilidad, accesibilidad, actualización y flexibilidad. A su vez, la sanidad privada, además de rebajar el gasto y la carga asistencial a la pública, está en consonacia con la relación coste beneficio, tiene una buena flexibilidad y buena disposición. Sin embargo, Vilches ha lamentado que los revuelos políticos de hace unos meses y el recelo que existe por parte de algunas autonomías con este sector, “lo hayan posicionado en una situación extraña, con un bajo apoyo institucional”. A su juicio es el momento de despolitizar la sanidad, y tender los brazos a la colaboración. En este sentido, apostó por utilizar los recursos de manera eficiente, mediante el incremento de los seguros privados, las mutualidades y las concesiones.