ONCOLOGÍA/ 2ª REUNIÓN EUROPEA SOBRE CÁNCER UROLÓGICO (EMUC)

br

La resección transuretral condiciona que un paciente opte a la preservación vesical
| 2009-12-04T16:32:00+01:00 h |

Cecilia Ossorio

Barcelona

El campo de la quimioterapia neoadyuvante en cáncer de vejiga músculo invasivo requiere factores predictivos, ya que sólo se beneficia de ella un 5 por ciento de los pacientes que la reciben antes de ser sometidos a cirugía. Por tanto, resulta fundamental la valoración del riesgo-beneficio para cada paciente, que debe ser informado de las consecuencias de la quimioterapia y de la baja probabilidad de obtener mejora con este procedimiento.

Fue uno de los debates en los que participó Joaquim Bellmunt, jefe de la Sección de Tumores Sólidos del Servicio de Oncología Médica del Hospital del Mar, en Barcelona, durante la 2ª Reunión Europea Multidisciplinar en Cáncer Urológico (EMUC), organizada por la Asociación Europea de Urología (EAU), la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) y la de Radiología y Oncología Terapéutica (Estro).

Uno de los retos en cáncer de vejiga es la preservación del órgano, y en este sentido C. Rödell, del Departamento de Radioacción Oncológica de la Universidad de Frankfurt (Alemania), presentó la serie de un estudio que está realizando con quimioterapia con cisplatino y fluoracilo y radioterapia, en la que consigue tasas de supervivencia brutas y con preservación de la vejiga equivalentes a lo que se conseguiría con la cirugía.

Ahora bien, durante la reunión se discutió ampliamente sobre los factores pronósticos que hacen que esto “sea factible o no”, como señaló Bellmunt. “No todos los pacientes son candidatos, sino aquellos que tengan tumores limitados y a los que se haya realizado una adecuada resección transuretral (RTU)”, añadió.

Los expertos hicieron especial hincapié en la necesidad de que los urólogos realicen la RTU compuesta plano completa como “elemento primordial” en el manejo del cáncer de vejiga infiltrante. Esta recomendación se reseñó porque aún hay urólogos que se limitan a realizar una pequeña biopsia, según apuntó Bellmunt.

ZD4054 en próstata

Heather Payne, oncóloga clínica de la University College London Hospitals, habló sobre nuevas alternativas terapéuticas en fase experimental para el tratamiento del cáncer de próstata castración-resistente (CRPC, en sus siglas en inglés). Entre ellas destacan los nuevos agentes hormonales como abiraterone y MVD 3100 —una terapia oral con una actividad antiandrogénica muy potente, según matizó Bellmunt—. Payne explicó que se están llevando a cabo tres estudios fase III prometedores con el inhibidor de la endotelina A ZD4054 que forman parte del programa Enthuse.

A día de hoy, no hay datos en cuanto a quimioterapia neoadyuvante de forma definitoria en cáncer de próstata, según señaló Bellmunt. Sin embargo, en la reunión se anunció que el grupo francés Getug acaba de cerrar un estudio en pacientes de alto riesgo del que pronto se tendrán datos.

Cáncer de testículo

El Grupo Español de Tumores Germinales, coordinado por José Ramón Germà Lluch (jefe de Oncología Médica del Instituto Catalán de Oncología), se está planteando realizar un estudio que asocie un antiangiogénico con la quimioterapia más efectiva disponible en pacientes con cáncer de testículo de mal pronóstico. Como explicó este experto, se debe a los hallazgos del ICO desde que hace dos años desarrollaron un modelo de tumor de testículo igual que el humano en ratones inmunodeprimidos (un modelo ortotópico). Han creado tumores totalmente resistentes al cisplatino, y “probamos nuevos tipos de fármacos en distintos grupos de ratones, como el antiangiogénico sunitinib, tanto solo como asociado al cisplatino”, afirmó.

Así se dieron cuenta de que la combinación de cisplatino con sunitinib producía una “respuesta espectacular, pues un porcentaje muy alto de ratones se curaban, a pesar de ser resistentes a uno de los dos fármacos”, aseveró Germà.