Manuel Pérez, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla

br

Almudena Fernández, RSC | viernes, 07 de marzo de 2014 h |

Pregunta. Desde el Colegio de Farmacéuticos de Sevilla están realizando una encuesta en las oficinas de farmacia para conocer las necesidades sociosanitarias de los paciente’s con enfermedades raras (EE.RR.), ¿qué les llevó a ello?

Respuesta. Llevamos desde 1997 trabajando en el campo de las EE.RR. Nuestro colegio ha sido pionero en el movimiento social que se creó en esos años, tanto a nivel regional como nacional, apoyándonos también en otros movimientos a nivel europeo, y comenzamos una serie de actividades destinadas a dar a conocer a la opinión pública la problemática de estos enfermos. Desde entonces, hemos organizado seis congresos internacionales de medicamentos huérfanos y EE.RR., ayudamos a la creación de la Federación Española de Enfermedades Raras (Feder), hemos colaborado con ella en muchas actividades, además, hemos dotado 13 ayudas de investigación sobre EE.RE. y medicamentos huérfanos, hemos otorgado diversos premios periodísticos a su divulgación, y hemos realizado tres actos que denominamos Declaración de Sevilla sobre Enfermedades Raras, que se celebraron 2009, 2011 y 2013. Toda esa actividad es la que nos ha llevado a hacer la encuesta nacional en las farmacias españolas para conocer cuáles son en este momento las necesidades de los pacientes.

P. ¿Para qué se utilizarán los resultados que se obtengan de esta encuesta?

R. Para definir cuál va a ser el futuro de las actuaciones de nuestro colegio. Además, como la encuesta se realiza en farmacia, el farmacéutico conocerá en su entorno a qué personas estas enfermedades puede ayudar y la persona afectada por estas patologías aprenderá a comunicarle al farmacéutico qué tipo de ayuda necesita de él.

P. ¿Qué otras iniciativas de RSC ha llevado a cabo recientemente el colegio?

R. Además de esta actividad, que es la más importante que realizamos, hemos organizado también unas jornadas de puertas abiertas en el colegio en las cuales acercamos a la sociedad todo lo que se hace desde la farmacia. También, a través de la Fundación Avenzoar, que pertenece a nuestro colegio, creamos la Red Farmacéutica de Donantes de Sangre y la Red Farmacéutica de Donantes de Órganos, cuya función es comunicarles a los donantes en el ámbito de cada farmacia cuándo se necesita sangre, además de concienciar a la población en ambos casos para que se conviertan en donantes. Asimismo, hemos impulsado el Aula de la Salud, que forma a los alumnos de enseñanza secundaria en diversos temas como educación sexual, prevención de patologías de transmisión sexual, o pediculosis, todas las patologías y proyectos de higiene y educación sanitaria que puede llevar a cabo un farmacéutico. Asimismo, colaboramos con el 0,7 por ciento de nuestro presupuesto con distintas asociaciones que dedican su tiempo y su esfuerzo a ayudar al tercer mundo. Últimamente hemos llevado a cabo otras actividades de RSC consistentes en formar a las personas que atienden en los comedores sociales de Sevilla aportándoles conocimientos sobre manipulación de alimentos y, de forma gratuita, otorgándoles el título de manipulación de alimentos para que puedan atender estos comedores. En esta misma línea, hemos llevado a cabo una recogida de alimentos en las farmacias que, una vez recolectados, destinamos a los almacenes del Banco de Alimentos de nuestra región.

P. ¿Tienen alguna en mente para el futuro?

R. Aparte de mantener estas actividades, tenemos previsto celebrar el séptimo congreso de enfermedades raras y medicamentos huérfanos en febrero de 2015. Del resto, funcionamos un poco a demanda: ayudamos con el 0,7 por ciento en la campaña de Haití, en la de Filipinas recientemente, y también al Banco de Alimentos. En definitiva, atenderemos las peticiones que tengamos, en todo lo que la sociedad demande y en lo que los farmacéuticos podamos hacer, podrán contar con nosotros.

P. ¿Cuál es, en su opinión, la importancia de la RSC?

R. Sirve para poner en conocimiento de la sociedad las necesidades que tienen algunos elementos de la misma, y también la disposición que tenemos las corporaciones, empresas e instituciones para poder ayudar a los demás con una parte del capital que se maneja, del beneficio o del tiempo —en el caso de la ayuda intangible—. Se trata de poner en conjunción el esfuerzo material e inmaterial de los profesionales el relación con las necesidades de la sociedad.

P. ¿Cree que la crisis económica ha provocado que la inversión en este tipo de iniciativas descienda de manera significativa?

R. No es que lo crea, lo afirmo. Las necesidades sociales siempre van a ser más o menos cubiertas porque la solidaridad aumenta en momentos de mayor necesidad, pero en muchos casos, la crisis hace que esta ayuda sea económicamente inferior a como lo ha sido en otras ocasiones anteriores.

P. A su juicio, ¿es más importante si cabe potenciar estas actuaciones en un sector como el relacionado con la salud?

R. La RSC en la salud deberá tener la misma importancia que en cualquier otro sector, porque la sanidad es en España afortunadamente gratuita y universal, y el esfuerzo que se hace a través de los impuestos debe atender las necesidades de todos los pacientes. Lo que ocurre es que hay pacientes que tienen otras necesidades y a lo mejor el sistema sanitario no se las puede cubrir, en ese caso, la RSC en salud es la más importante, junto con la de alimentación, porque ambas cubren necesidades básicas.

P. ¿Qué valor cree que le aportan estas iniciativas a los colegios profesionales?

R. La responsabilidad social corporativa es parte de la razón de ser de los colegios profesionales porque estamos para defender al buen profesional y al ciudadano. Entonces, la RSC forma parte de la obligación de los colegios profesionales de atender las necesidades sociales y darle a la sociedad parte de lo que los colegios reciben de ella. Por eso, la responsabilidad social nos aporta un reconocimiento también por parte de la sociedad por la labor que realizamos, el beneficio es bidireccional.

“Atenderemos las peticiones que nos lleguen. En todo lo que la sociedad demande y que los farmacéuticos tengamos capacidad para ayudar, podrán contar con nosotros”