Al presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla le sobran los motivos para estar orgulloso de la gestión sostenible y responsable de la corporación, tanto con sus colegiados como con la sociedad. Su Memoria de RSC de 2009 ha conseguido la máxima calificación por el GRI, pero para Manuel Pérez Fernández no es más que una anécdota, un ejemplo de su “voluntad” por seguir avanzando en este campo.
| 2010-09-20T09:58:00+02:00 h |

Irene Fernández, RSC

Pregunta. El Colegio de Farmacéuticos de Sevilla ha recibido, por primera vez, la calificación A acreditada por el GRI por su Memoria de RSC. ¿Qué supone para un colegio de farmacéuticos este logro? Porque, no hay muchos colegios profesionales sanitarios que se hayan tomado tan en serio el tema de la responsabilidad social…

Respuesta. Aunque el Colegio de Farmacéuticos de Sevilla lleva varios años haciendo una Memoria de Responsabilidad Social, éste, 2009, es el primer año que la ha hecho conforme a los criterios del GRI (Global Internacional Reporting), habiendo obtenido además la calificación A. Eso acredita nuestra voluntad de hacer las cosas bien en esta materia, midiendo y acreditando los avances, y es un esfuerzo importante. Nos han otorgado una acreditación que es la máxima que puede obtenerse. Pero para mí eso es anécdota, o por ser más precisos, un testimonio objetivo de nuestra voluntad por seguir avanzando en este campo. Creo que la memoria da la imagen fiel de un colegio preocupado por aumentar la calidad de sus servicios a los colegiados; por favorecer la mejora de los servicios a los usuarios y promover los hábitos de vida saludables en la población; por propiciar un clima de trabajo agradable; por extender la cultura de la calidad en la farmacia; por propiciar las prácticas más respetuosas con el medio ambiente; y, finalmente, por realizar a la sociedad algunas contribuciones sociales y culturales.

P. ¿En qué se diferencia el Colegio de Sevilla del resto?

R. No puedo hablarle de lo que hacen otros colegios, sí de lo que hace el nuestro, y la RSC forma parte de nuestro Plan Estratégico. Es decir, constituye una de nuestras prioridades estratégicas, al nivel de la apuesta por la calidad y la formación, la innovación tecnológica, etc. Ahora mismo sigue siendo prioritario, aunque han aparecido otras urgencias.

P. Sí, pero la RSC en un contexto de crisis como el actual marca la diferencia, ¿no?

R. Creo que la RSC aporta valor en cualquier momento, pero creo indudablemente que es más difícil avanzar en los compromisos que de ella se derivan cuando las urgencias y prioridades son otras. Nadie se pone a reflexionar sobre la distribución más idónea de las habitaciones, cuando lo que nos pasa es que el piso se está inundando por una filtración.

P. Entonces, ¿se está dejando de lado?

R. La RSC es una cuestión de fondo, profunda, no es una cuestión superficial, ni un lujo. Pero no es una prioridad cuando aprieta lo urgente. Y ahora la farmacia, tras los últimos recortes, está con urgencias. Habrá farmacias que no podrán sobrevivir, y eso es lo que más nos preocupa ahora mismo.

P. ¿Y cree que se puede ampliar de alguna forma la responsabilidad social desde la oficina de farmacia?

R. Creo que estos momentos son complicados para hablarle al farmacéutico colegiado de RSC. La farmacia es una micropyme y, aunque lógicamente puede y debe aspirar a hacer RSC, es evidente que no es sencillo, entre otras cosas por la enorme burocracia que tiene que asumir. No queda tiempo prácticamente para nada, y no quedan recursos. Y a nivel de colegio, también es más complicado en el nuevo escenario que están creando desde el Gobierno, donde todos los recortes parecen que tienen que cargarse sobre los mismos hombros. Nosotros sabemos que hacer RSC es crear valor para la sociedad, y la primera forma a través de la cual debemos hacerlo es prestando mejores servicios y representando los intereses de nuestros colegiados. Contribuyendo, así, al avance de la farmacia y a la prestación de un servicio farmacéutico de calidad a toda la población sevillana. Pero también sabemos que podemos crear valor de una forma más directa, y así lo hemos venido haciendo en los últimos años promoviendo programas en beneficio de los pacientes, favoreciendo el respeto al medio ambiente y los estilos de vida saludables o apoyando en la medida de nuestras posibilidades acciones de índole social. Inevitablemente, todos estos programas van a depender mucho del marco de estabilidad que exista para la farmacia, ahora en situación preocupante.

P. Retomando la estrategia de priorizar la RSC, ¿qué código de conducta construye la reputación del colegio?

R. La misión del colegio es ordenar el ejercicio de la profesión en nuestro ámbito de actuación, representarla, y defender los derechos e intereses profesionales de los colegiados, además de favorecer la formación profesional continuada de los mismos. Y todo ello de acuerdo con unos valores y principios. La visión que el colegio tiene de esa misión, recogida además en nuestra Memoria de RSC, es prestar al colegiado un servicio excelente, favorecido por el empleo de las nuevas tecnologías y fuertemente orientado hacia la formación, que favorezca el desarrollo profesional, potencie nuevos campos de actuación, extienda la ética profesional y promueva la calidad en la prestación de servicios a los usuarios. Siempre, con una gestión eficiente, sostenible, innovadora y comprometida socialmente.

P. ¿Y cómo intentan que exista conciliación entre la vida laboral y familiar de los farmacéuticos?

R. Intentamos desde luego que así sea en lo que se refiere a actividades programadas por el colegio, y lo hacemos apoyándonos sobre todo en las nuevas tecnologías, que permiten un ahorro de tiempo muy importante, tanto en la farmacia como en la formación. Priorizamos todo lo que puede hacerse online porque consideramos que eso aporta calidad de vida al colegiado, que dispone de más tiempo libre.

P. A la hora de extender la RSC, ¿se centran más en la comunicación interna o externa?

R. Depende de lo que entendamos por comunicación externa o interna. Si la comunicación con nuestros colegiados lo consideramos comunicación interna, qué duda cabe que los colegiados son nuestra principal actuación y, por tanto, ese escenario es en el que más nos movemos.

P. ¿De qué forma contribuyen al desarrollo sostenible?

R. En nuestras actuaciones de RSC podemos distinguir las que se dirigen a favorecer la prestación farmacéutica y las que promueven la salud y la calidad de vida de los ciudadanos. A todo ello, hay que agregar la acción social y cultural que desarrollamos bien directamente a través de la Fundación Farmacéutica Avenzoar, y con la que hemos realizado contribuciones singulares en el terreno de la sensibilización social (por ejemplo, en enfermedades raras), o de la I+D, el patrimonio histórico, etc. Asimismo, hemos tomado medidas directas para mejorar el impacto ambiental de nuestra actividad, que en todo caso como podrá comprender es menos significativo que en otro tipo de actividades. Una de ellas es la sustitución del papel en prácticamente toda la comunicación con el colegiado por la comunicación a través de nuestra intranet.

P. ¿Con qué organizaciones colaboran?

R. Colaboramos con distintas ONG, a las que todos los años donamos el 0,7 por ciento de nuestro presupuesto. Y trabajamos en muchas campañas de forma conjunta con distintas asociaciones de enfermos. Particularmente, tenemos un trato muy estrecho con los pacientes afectados de enfermedades raras, pero hemos colaborado con muchas otras en campos como el de la celiaquía, la hiperactividad o la anorexia.

P. Por último, ¿cuál es la apuesta de futuro?

R. En la medida que nos lo permitan las posibilidades presupuestarias, seguiremos trabajando en la promoción de la salud, a través de campañas y de formación en aquellas materias y patologías donde aún hoy existe un déficit de información y sensibilización. Y en esa línea, y a pesar de las urgencias de las que le he hablado, vamos a seguir muy comprometidos, más si cabe, con la causa de las enfermedades raras. De hecho, ya hemos estado trabajando en los últimos meses en el V Congreso Internacional de Medicamentos Huérfanos y ER, que se celebrará en Sevilla del 17 al 19 de febrero de 2011, y que para nosotros constituye, por el esfuerzo humano y económico que exige, el ejercicio de RSC más importante que hace nuestra corporación y, con ella, toda la farmacia sevillana.