Gaceta Médica Barcelona | miércoles, 02 de septiembre de 2015 h |

El Hospital Universitario de La Ribera ha incorporado la cirugía de vía aérea superior, para intervenir la estenosis o estrechamiento de la tráquea y la laringe. Se trata de una cirugía muy compleja que solo se realiza en otros tres centros hospitalarios de la Comunitat Valenciana. El paciente con estenosis traqueal o laríngea, producida bien por causas diopáticas o desconocidas, bien como consecuencia de una intubación prolongada u otras maniobras sobre la vía aérea, suele presentar síntomas de fatiga y dificultad para respirar, pudiendo llegar incluso a la asfixia, así como dificultad en el habla.

Según ha destacado Néstor J. Martínez Hernández, del Servicio de Cirugía Torácica del Hospital de Alzira y responsable de este tipo de intervenciones, “se trata de una operación muy minuciosa que consiste en extirpar el segmento de tráquea estrechada y unir o anastomosar los dos cabos de tráquea que quedan”. En caso de que se encuentre afectada también la laringe, “ya no podemos solo cortar y unir la tráquea, puesto que hay peligro de dañar los nervios laríngeos y resto de estructuras de la zona, sino que se hace necesario realizar una serie de técnicas de reconstrucción para conseguir la unión de ambos extremos (anastomosis), que llevamos a cabo mediante la resección parcial del cartílago cricoides o, incluso, la sección del cartílago tiroides (el más grande de la laringe)”. En cualquier caso, “el objeto de esta intervención es, siempre, el de conservar las funciones básicas que tiene la laringe, es decir, las de respirar, tragar y hablar, lo que, junto a la infrecuencia de esta patología, hace que la complejidad de la cirugía sea notoria”.

Desde la primera intervención realizada el Hospital de Alzira ha operado ya a 6 pacientes. En este sentido, Martínez Hernández ha señalado que “los pacientes que ya hemos intervenido han recuperado completamente las funciones básicas de la laringe, por lo que podemos hablar de un éxito del cien por cien en las intervenciones que, hasta el momento, hemos llevado a cabo”. Este tipo de operación, que se realiza bajo anestesia general, tiene una duración de entre 3-4 horas, durante las cuales el paciente respira por un tubo introducido a través de una apertura que se realiza en la tráquea. Tras la intervención, el paciente debe permanecer ingresado “entre 2 y 6 semanas, dependiendo de la complejidad de cada caso”.