Gaceta Médica Barcelona | miércoles, 11 de junio de 2014 h |

El fármaco agonista del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP 1), autorizado para el tratamiento de la diabetes 2 desde el 2009, es capaz de regular una enzima denominada AMPK en un área específica del hipotálamo. De ahí su capacidad para disminuir el peso corporal al activar la grasa parda.

Se trata de un mecanismo descubierto por un equipo del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), publicado en la revista Diabetes.

Liderado por Rubén Nogueiras desde el grupo de Metabolismo Molecular de la

Universidad de Santiago de Compostela (USC), el trabajo revela que este compuesto actúa en el cerebro de los roedores y pone en funcionamiento un engranaje para quemar grasa e incrementar el gasto energético, disminuyendo así el peso sin que se vea afectada la ingesta de alimentos. El estudio señala también que los pacientes obesos con diabetes tipo 2 tratados durante un año con una terapia combinada que incluye el mencionado fármaco, presentan un gasto energético más elevado que los pacientes tratados con otras terapias.

“Aunque todos los estudios mecanísticos han sido realizados en roedores, los resultados son clínicamente relevantes ya que pacientes obesos con diabetes tipo 2 y tratados con este fármaco también muestran un incremento del gasto energético similar al observado en los roedores”,apunta el investigador del CIBERobn.

El trabajo ha sido financiado por el Programa Starting Grant del European Research Council, la Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria de la Xunta de Galicia, el Ministerio de Economía y Competitividad y el Instituto de Salud Carlos III.