| jueves, 18 de abril de 2013 h |

Investigadores del Centro Riken de Ciencias Médicas Integrativas, en Japón, han identificado un compuesto que podría ser utilizado como un nuevo tratamiento para prevenir la recaída en pacientes con leucemia mieloide aguda (LMA). En un estudio publicado en Science Translational Medicine, estos investigadores demuestran que este compuesto reduce el riesgo de recaída en un modelo de ratón al que se le indujo la enfermedad y, además, que este compuesto podría ser más activo en pacientes portadores de una mutación que disminuye sus posibilidades de recuperación.

Durante la última década, las células de la médula ósea llamadas células madre de la leucemia (LSC) han sido reconocidas como actores clave tanto en la patogénesis humana de LMA como en la resistencia a la quimioterapia y a la recaída. Estudios anteriores han sugerido que LSC podrían causar una recaída si no están correctamente eliminadas por la quimioterapia convencional y, mediante el trasplante de LSC obtenidos a partir de muestras de pacientes de LMA en ratones inmunodeficientes, este equipo de investigación desarrolló un modelo de ratón para la LMA, que se utilizó para estudiar la LMA y LSC. Gracias a él, estos expertos fueron capaces de identificar una proteína, HCK, presente en en mayor cantidad en las células madre de la LMA que en las células de sujetos sanos. De ahí que estos científicos crean que esta proteína podría ser utilizada como una diana terapéutica en esta enfermedad.

Fue entonces cuando los científicos analizaron una biblioteca de decenas de miles de moléculas pequeñas que podrían actuar como inhibidores específicos de HCK, aislando finalmente una molécula pequeña muy activa. Para evaluar el potencial de esta molécula, estos investigadores administraron la proteína HCK a su modelo de ratón de LMA, encontrando una reducción significativa de las células humanas de LMA en la sangre de los ratones, así como una reducción de células madre de la leucemia humana en la médula ósea de los ratones. En particular, en los ratones injertados con LMA humana derivados de pacientes con la mutación FLT3-ITD, asociada con peores resultados clínicos, la administración de la pequeña molécula permitió casi completar la eliminación tanto de las células madre de la leucemia mieloide aguda como las células no madre en la médula ósea de múltiples huesos (fémur, tibia, esternón y columna vertebral), así como el bazo y la sangre periférica.

“Estos hallazgos sugieren que el tratamiento con esta pequeña molécula podría ayudar a reducir las recaídas en pacientes con LMA”, concluyen los autores, quienes también señalan la necesidad de realizar más investigaciones con este compuesto antes de que se pueda administrar a los pacientes como un agente terapéutico.