Gaceta Médica Madrid | viernes, 23 de octubre de 2015 h |

El servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de La Princesa y el Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Clínico Universitario San Carlos, ambos en Madrid, han llegado a un acuerdo de colaboración para intentar conseguir una mejor asistencia de los pacientes oncológicos en la Comunidad, concretamente de aquellos con patologías tumorales de cabeza y cuello y con tumores digestivos.

A partir de la firma de este acuerdo, los pacientes del Hospital de La Princesa que tengan que realizarse pruebas en el Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Clínico para la planificación de su tratamiento radioterápico tendrán preferencia.

Este acuerdo es solo un eslabón más dentro del convenio de colaboración que mantienen ambos hospitales. Además de una mejor coordinación, ambos centros buscan un incremento de la planificación y una mejor aplicación de los tratamientos oncológicos, optimizando al mismo tiempo los recursos del sistema público de salud y facilitando el inicio de los tratamientos en estos pacientes.

PET/TAC

La fusión de imágenes obtenidas de la anatomía del paciente mediante dos estudios radiológicos: tomografía de emisión de positrones (PET) y tomografía axial computarizada (TAC), proporciona una información metabólica y morfológica muy importante en el momento de decidir qué zona hay que proceder a tratar con radioterapia.

Esta planificación previa supone un importante avance, ya que esta mayor precisión permite administrar dosis de radioterapia más elevadas en el tumor del paciente, preservando al mismo tiempo el tejido sano y, por tanto, también los órganos de riesgo adyacentes. De esta forma, la tolerancia al tratamiento es mayor y además se reducen los efectos secundarios. Una consecuencia favorable que hace que aumenten los niveles de calidad de vida de estas personas, un aspecto especialmente importante en el tratamiento de este tipo de pacientes oncológicos.

Otra ventaja añadida es que no solo se realiza el PET en la zona anatómica que se precisa para la planificación terapéutica, sino que se realiza un PET completo que sirve al mismo tiempo como prueba diagnóstica, completando el estudio de extensión.

Desde el inicio de la colaboración entre el Hospital Universitario de La Princesa y el Hospital Universitario Clínico San Carlos en junio de 2015, se ha planificado ya el tratamiento de doce pacientes oncológicos, fundamentalmente con cáncer de cabeza y cuello, funcionando de momento la coordinación entre ambos centros “de forma excelente”, según señalan desde La Princesa.